Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co sábado, 3 de noviembre de 2012

El pánico económico es un delito que busca proteger la estabilidad financiera.Se comete cuando alguien divulga al público una información inexacta que pueda afectar la confianza en el mercado de valores.

Se debe aclarar que el delito de pánico económico está establecido en la norma desde 1982, sin embargo fue reformado en el artículo 302 del Nuevo Código Penal.

Según el abogado penalista, Francisco Bernate, para que se configure este delito, no es necesario que se afecte a una empresa específicamente, pues el solo hecho de divulgar una información incorrecta, ya lo constituye. En Colombia han sido varios los casos renombrados por esta figura, sin embargo, no se conocen casos, por lo menos recientes, en los que se hubiera fallado en materia penal.

El más reciente fue el del alcalde Gustavo Petro quien fue denunciado por el jurista Jaime Granados. El abogado señaló que el mandatario generó pánico económico al anunciar la posible fusión entre la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB) y la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), haciendo perder a la ciudad casi un billón de pesos.

Pero un caso que es bastante recordado se remonta a 1999, cuando José Omar Olaya Rivera de 24 años para la época, fue arrestado por generar pánico económico por Internet. Olaya informó que Davivienda estaba quebrada. Eso generó que los ahorradores retiraran más de $30.000 millones en un solo día. Este caso es recordado porque Olaya cometió el error de enviar el mensaje “ya ven lo que pasó? Ja.Ja. Cómo será si desato la crisis por una semana? El pueblo ya está aburrido de los altos intereses… Bueno… mientras ustedes y el Gobierno pierden el tiempo tratando de buscarme, yo me les despido”. Esto le generó que las autoridades colombianas lograran descubrir que uno de los mensajes provenía de Estados Unidos y otro de Buenaventura. Para el primero fue utilizado un tercero. Sin embargo, luego de ser arrestado se le tuvo que otorgar la libertad condicional porque el delito en que habría incurrido no estaría tipificado en la norma que existía en el momento.

Para el abogado comercialista, Julio José Orozco, el implicao fue investigado y capturado, pero no pudo ser condenado por la atipicidad de la conducta, que significa que para ese entonces dicho actuar no estaba calificado como delito en Colombia. Según el jurista, el pánico económico se trata de un delito establecido en el artículo 302 del nuevo Código Penal. “El bien jurídico tutelado en dicho artículo es el mercado económico y el sistema financiero”, dijo el jurista. Además afirmó que La ley 599 (Código Penal), en su artículo 302 protege a la Nación de cualquier intento de desestabilización económica seria que pueda afectar al país. “Por ello se prohibe divulgar públicamente cualquier información falsa o inexacta qeu pueda convertirse en una bola de nieve que asuste a la sociedad”. Igualmente, afirmó que el sistema financiero es muy sólido materialmente pero muy débil intrínsecamente, es decir, que cualquier información irresponsable puede causar una crisis de grandes proporciones.

Por ejemplo, que un congresista afirme falsamente que el Gobierno va a controlar la tasa de cambio para que suba el dólar, inmediatamente la gente sale a comprar dólares. Otro de los casos más sonados este año fue el protagonizado por el editor del portal Primera Página, Héctor Mario Rodríguez. Se trató de una información correspondiente a que la petrolera Alange Energy colapsó en enero de 2011 y los accionistas perdieron más de US$100 millones. “Yo conté los hechos y que los inversionistas habían demandado a la compañía por US$50 millones y eso no les gustó a ellos”, puntualizó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.