Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co Martes, 27 de agosto de 2013

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) no le otorgó el registro marcario al signo Yadea, de la fabricante china de automotores eléctricos Jiangsu Technical Development, por las similitudes que hay en la pronunciación con el nombre Jade, concedido previamente a la francesa Renault hasta el 21 de noviembre del próximo año, y con posibilidad de prórroga.

Para la directora de Signos Distintivos del organismo de control, cuya resolución es de primera instancia, el motivo principal para no aceptar la coexistencia de las mencionadas expresiones es que podían entran en conflicto, porque sus semejanzas podrían “generar confusión o inducir a error al público consumidor”.

La sociedad solicitante, cuyo domicilio está ubicado en China, es una sociedad empresarial especializada en la fabricación de vehículos eléctricos: bicicletas, motocicletas, triciclos, carros especiales.

Sus principales bases operaciones funcionan en Wuxi, Tianjin, Zhejiang y Guangzhou, que entre todas suman una producción anual de US$ 5 millones.

Yadea, de hecho, es apenas uno de los productos del grupo Jiangsu Technical Development, con presencia en 98 países en los cinco continentes, donde distribuye además de coches eléctricos, productos para el hogar.

En este caso no hubo oposiciones presentadas, pero la francesa Renault aparece como obstáculo de los intereses de la competidora asiática porque, si no hay ese tipo de observaciones, la Superintendencia no queda eximida de realizar el examen de registrabilidad para verificar si se puede o no conceder el reconocimiento de marca a este nombre.

Pronunciación similar
La directora de Signos Distintivos de la SIC creyó conveniente no permitir el ingreso de la marca Yadea al mercado nacional, porque “reproduce casi en su totalidad la estructura gramatical” de la previamente registrada Jade, “sin que la variación de la consonante inicial ‘Y’ y la inclusión de la letra final ‘A’ permita establecer una clara diferenciación” entre las expresiones en conflicto.

“Lo cual puede derivar en que los consumidores crean que están adiquiriendo productos que comparten el mismo origen empresarial y, por obvias razones, las mismas características, especialmente su calidad, cuando en realidad se trata de empresarios distintos”, agrega la Delegatura en su decisión.

Compartirían mercado
Otro obstáculo que Yadea no pudo esquivar en su carrera para convertirse en marca, es que además de las semejanzas con el nombre Jade, ambas tienen relación competitiva: ofrecen productos y servicios encuadrados en la clase 12 internacional. La peticionaria: ciclomotores, vehículos de locomoción, motocicletas y vehículos eléctricos, entre otros. Y la ya presente en el mercado, los mismos.

“Por lo anterior, los consumidores al encontrar los signos en el mercado, difícilmente podrían identificar los productos de su preferencia (confusión directa) y el distinto por origen empresarial de los mismos (confusión indirecta)”, explica la funcionaria.

Igualmente, Yadea y Jade confundirían al público porque se encontrarían sus canales des distribución y comercialización. “Situación que podría generar la idea errónea (…) de que el signo que se pretende registrar, constituye una innovación marcaria del ya registrado, o una nueva línea de productos del empresario titular de tal signo”.

No apeló
El signo Yadea, de la sociedad china Jiangsu Technical Development, se quedó por fuera del mercado colombiano porque la empresa no dio autorización para que el bufete colombiano Vera Abogados Asociados, del cual sigue siendo cliente, interpusiera el recurso de apelación. Por tal motivo, la resolución de la Dirección de Signos Distintivos quedó en firme.