Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co lunes, 28 de octubre de 2019

Las peticiones son válidas de fondo, en la medida en que se enmarcan dentro de los derechos que tienen todos los trabajadores en Colombia.

La semana pasada, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) emitió un comunicado en el que indicaba que sus asociados “decidieron declarar el cese de actividades a partir de la fecha 20 de la Liga Águila y de la tercera fecha de cuadrangulares del Torneo Águila (3 de noviembre de 2019)”. Ante este panorama, se abren varios interrogantes sobre lo que puede pasarle a los jugadores y los efectos que tendría un paro del fútbol en el país. Para resolver estas dudas, AL habló con Vicente Umaña Carrizosa, socio del área laboral de la firma Holland & Knight.

¿El paro convocado por Acolfutpro es legal o ilegal?
Eso lo decide un juez, pero en principio, el paro podría ser declarado ilegal por las siguientes razones. Primero, hasta donde se tiene conocimiento, Acolfutpro no es un sindicato y, por lo tanto, no estaría legitimado para presentar ni siquiera un pliego de peticiones y mucho menos hacer un eventual procedimiento de votación de huelga.

Ellos dicen que hicieron una votación y decidieron parar, pero es que la huelga está regulada y esta tiene unos plazos y formas de votación, y unos escenarios en que se puede dar, que no son estos. Estos son futbolistas en una asociación. Esto es más una discusión política sobre el marco que debe regular el fútbol colombiano. Incluso hasta donde sé, los equipos no han recibido pliegos de peticiones de nadie.

¿Entonces no se está haciendo el proceso como se debe?
Exacto. Primero Acolfutpro debe ser un sindicato, no lo es. Segundo, se debe pasar un pliego de peticiones a los empleadores (cada uno de los equipos), no se ha hecho y lo que se hizo fue que se pasó a la Dimayor, que no tiene relación laboral con los empleadores.
Si fuera un sindicato y pasara un pliego de peticiones, los equipos están obligados a sentarse a negociar. Si al cabo de 20 días, prorrogables por otros 20, no se llega a un acuerdo, los jugadores, en su sindicato, deben hacer una votación en que decidan una huelga o un tribunal de arbitramento para que resuelva las diferencias.

¿Son válidas las peticiones hechas por la asociación?
Las peticiones son válidas de fondo, en la medida en que se enmarcan dentro de los derechos que tienen todos los trabajadores en Colombia. Si algunos equipos están violando las disposiciones laborales, las autoridades deben intervenir.
Y si es un problema generalizado, un grupo grande de jugadores o varios jugadores, deben presentar un pliego de peticiones representados por un sindicato, no una asociación, a cada uno de esos equipos.

¿Cuáles serían las consecuencias del paro?
Los jugadores están contratados para entrenar y para competir. Ahí entramos en las posibles consecuencias. Si uno no trabaja y no tiene una causa justificada, se expone desde el punto de vista laboral a una sanción por parte del empleador, es decir, se abre un proceso disciplinario y una eventual terminación de contrato. Ese paro o cese de actividades puede ser declarado ilegal por la justicia laboral y si es así, los empleadores podrán despedir a los jugadores.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.