PPU Legal

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co lunes, 25 de enero de 2021

Carlos Padilla, nuevo socio de PPU, destacó las concesiones y señaló que este año se vienen adjudicaciones, entre otras, en el programa 5G

Antes de despedir 2020, el bufete Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU) hizo un importante anuncio. El abogado de la Universidad de Los Andes con maestría en Gestión de Negocios Internacionales de La Trobe University, Carlos Eduardo Padilla, ascendía como socio en la firma.

El anuncio se dio tras coordinar por más de cuatro años el área de Infraestructura y Proyectos, uno de los sectores considerados clave por el Gobierno Nacional para el crecimiento económico.

El mundo parece haberse detenido por los efectos del covid, pero su nombramiento es una muestra de que las cosas siguen. ¿Cuál será su aporte a la firma?
En efecto, el mundo sigue moviéndose y en medio de la difícil situación que representa el covid-19, es deber de cada uno de nosotros aportar para que así sea. El año pasado estuvo, sin duda, lleno retos tanto para PPU como para cada uno de nuestros clientes.

En lo profesional, pudimos acompañar y cerrar con éxito grandes transacciones para el sector de la infraestructura, lo cual evidencia que ni los proyectos, ni el interés de los inversionistas se ha detenido. Continuar acompañando a nuestros clientes con el mismo compromiso y dedicación de siempre es mi mayor aporte a la firma.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Di TerlizziSocio líder del área de Infraestructura PPU

    “Este nombramiento es una muestra más, de un plan de carrera estructurado y del fomento al desarrollo profesional al interior de PPU”.

Con la incursión de la virtualidad en cada aspecto de la vida de los ciudadanos ¿Hacia dónde cree que debe enfocarse el papel del abogado hoy en día?
No creo que el papel del abogado vaya a cambiar sustancialmente. Habrá ciertas especialidades en las cuales las necesidades de asesoramiento para nuestros clientes requieran ajustarse a una nueva regulación relacionada con la “virtualidad”, teletrabajo y aquella relacionada con protocolos de bioseguridad. Sin embargo, en general, no creo que el papel del abogado, y en particular del abogado transaccional, deba cambiar su enfoque.

El gran desafío para las firmas de abogados es lograr construir y mantener las relaciones de confianza con sus clientes y entre los equipos de trabajo. Las relaciones con nuestros clientes y el desempeño de nuestros equipos de trabajo depende en buena parte de la confianza.

En un entorno en el que el contacto y la presencia física es limitada y las relaciones se construyen de manera remota, una estrategia orientada a fortalecer las relaciones es fundamental.

Llega a una de las áreas que fue considerada una de las locomotoras económicas. ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta este sector para 2021?
El país aún tiene una larga lista de grandes proyectos por adjudicar y ejecutar. No solamente se trata del programa de concesiones 5G, sino de culminar de manera exitosa otros proyectos como la Ptar de Canoas, la reactivación del transporte ferroviario, los proyectos de metro en Bogotá y Medellín, Regiotram, el tren ligero en Barranquilla, multimodalidad, etc. varios de los cuales se prevé saldrán durante 2021. Durante los últimos años, el Gobierno Nacional ha realizado un esfuerzo enorme por estructurar proyectos y un marco normativo que sea atractivo para la inversión privada. La vialidad de los mismos depende de que el sector público y privado logren aunar esfuerzo para desarrollarlos. El gran reto es mantener el interés de los inversionistas, ofreciendo un ambiente de seguridad jurídica.

Desde el Gobierno destacan los avances de proyectos en vías 4G, pero los ciudadanos se siguen quejando de lo precario de las vías. ¿Cuál es el escenario real del avance de estos proyectos?
En general, el programa de concesiones ha sido un programa muy exitoso. Prueba de ello es el reconocimiento que ha tenido a nivel mundial el programa y el estado de avance de la gran mayoría de los proyectos. Salvo por algunos casos puntuales en los que ciertos proyectos han tenido y enfrentan problemas de distinta índole, el resultado es muy satisfactorio y el país hoy en día cuenta con una infraestructura vial mejorada.

¿Qué negocios o movidas se pueden dar este año en el área de infraestructura en el país?
Durante 2021 debe venir la adjudicación de algunos de los proyectos que hacen parte del programa 5G. También tendrían que cerrarse algunas de las financiaciones y refinanciaciones cuyos procesos están en curso. Algunas de las concesiones están acercándose a finalizar la fase constructiva y con ello se abren oportunidades de buscar financiación más económica y con menor riesgo. Por último, creería que habrá procesos de adquisición, dado que el perfil y apetito de algunas empresas está más enfocado en la construcción y querrán desinvertir para concentrar sus recursos en nuevas obras.

Una de las grandes quejas de los proyectos 4G es la lentitud en los cierres financieros. ¿Eso es un obstáculo ya superado o siguen existiendo problemas?
Las financiaciones siempre tendrán obstáculos. Durante un lapso de tiempo estuvieron detenidas a raíz de ciertos escándalos de corrupción y decisiones que generaron incertidumbre. Sin embargo, el mercado y las estructuras de financiación se han ido acomodando para mitigar los distintos riesgos. Creo que se trata de obstáculos superados y prueba de ello fueron los cierres que alcanzamos finalizando 2019 y durante 2020, a pesar de la pandemia. Mientras existan condiciones de mercado y seguridad jurídica, las posibilidades de financiación deberían mantenerse.

La firma tiene más de 400 abogados en Latinoamérica y eso permite hacer una comparación de Colombia con la región ¿Qué tan avanzada está Colombia en el área de infraestructura frente a otros países?
Aún queda un largo camino por recorrer. Los índices de competitividad en materia de infraestructura, aunque han mejorado en los últimos años, siguen estando lejos de aquellos que muestran los países más desarrollados. A nivel de Latinoamérica, países como Chile tienen mejores índices de competitividad en infraestructura, mientras que los de Colombia pueden asemejarse a los de Perú. Sin embargo, el marco contractual de APPs en Colombia y el esfuerzo que ha realizado el Gobierno Nacional han llevado a grandes mejoras. Debemos continuar por ese camino.

También es experto en el área de Asociaciones Público-Privadas. ¿Qué tan efectiva está siendo esta figura para concretar proyectos en Colombia?
Muy efectiva. La participación y el interés creciente de empresas extranjeras, así como el acceso a mercados internacionales son prueba de ello. Todavía se requiere hacer ciertos ajustes al marco normativo para que esa realidad pueda trasladarse a proyectos de APP social, instituciones educativas y de servicio público.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.