Reuters Viernes, 17 de agosto de 2012

La justicia de El Salvador confirmó que resolvió embargar 57 distintivos comerciales de la cadena de comida rápida McDonald´s, incluyendo sus famosos arcos amarillos y al payaso de roja cabellera, por una larga disputa legal por la titularidad de sus franquicias en el país centroamericano.

El Juzgado Cuarto de lo Mercantil explicó que los distintivos, incluyendo el payaso Ronald McDonald, los servicios de McCafé, y los productos McBurguer

y McMuffin, fueron embargados a favor de la empresa local Servipronto, que tuvo la franquicia de la marca hasta 1995.

En ese año, la empresa estadounidense rompió unilateralmente un contrato que tenía con Servipronto con vigencia hasta 2016.

En el 2005, McDonald´s Corporation fue sentenciada por la Corte Suprema de El Salvador a pagar una indemnización a Servipronto por daños y perjuicios de casi US$24 millones, que a la fecha no ha pagado.

'Trabe embargo en bienes propios de McDonald´s Corporation hasta por la cantidad de US$23,9 millones que le reclama Servipronto de El Salvador', dice la sentencia del juez cuarto de lo Mercantil, Roberto Jiménez.

Tras la resolución, la cadena de comida rápida, que actualmente es operada en el país por la empresa local Servamatic, no puede utilizar sus distintivos comerciales en los restaurantes del país.

'Las marcas de McDonald´s han pasado a nombre de Servipronto y se va seguir un proceso para que las marcas sean asignadas a Servipronto con el correr del proceso, si es que McDonald´s no cumple con las sentencias y sigue violando las leyes del país', dijo a Reuters el dueño de Servipronto y el promotor de la querella, Roberto Bukele.

Por su parte, Servamatic se abstuvo de hacer comentarios por el fallo del tribunal y sigue ofreciendo sus servicios con normalidad.

'Por el momento McDonald´s no emitirá ninguna opinión sobre lo expresado por el señor Bukele', dijo a Reuters la gerente de cuentas de McDonald´s en El Salvador,

Ana Giralt.

Rompimiento
Según los analistas, el rompimiento de un contrato de franquicias es causal de un proceso especial y en la mayoría de los casos se condena al pago de indemnizaciones por daños y perjuicios.

Estos montos los puede establecer la compañía afectada teniendo en cuenta las posibles pérdidas en los negocios y en las ventas.