Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 11 de mayo de 2019

Entregaba el dinero argumentando que era producto de extorsiones para evitar atentados contra las obras de construcción

En una localidad cercana a Buenos Aires (Argentina), conocida como Campana, la Policía Federal de ese país detuvo a Roberto Jorge Rigoni, un empresario de 76 años, quien estaba prófugo de la justicia colombiana que lo señala de ser financiador de la guerrilla del ELN. En su contra pesaba una orden de captura de la Interpol en atención a los cargos que le endilga la Fiscalía 13 de la unidad antiterrorismo.

Rigoni era un alto directivo de la firma Sicim, una sociedad italoargentina que se dedicaba a la construcción de obras civiles. Una de los megaproyectos que tuvo esta empresa fue el de la construcción del oleoducto Bicentenario. Sin embargo, no fue a través de esta compañía la que realizó los pagos al ELN sino, aparentemente, a través de una empresa fachada de servicios generales.

El camino a la financiación se inició cuando a la firma le estaban cobrando el llamado ‘impuesto de guerra’ que la guerrilla del ELN le exige a las multinacionales que tienen actividades petroleras en el país. Al principio, lo hizo por intimidación, pero luego se alió con ese grupo.

Entregaba el dinero argumentando que era producto de extorsiones para evitar atentados contra las obras de construcción y permitir la libre movilización de los vehículos de la compañía. Sin embargo, las investigaciones señalaron que ese dinero era para financiar directamente al ELN.

El nexo de Rigoni con esa guerrilla era alias Pablito (Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía), quien para esa época estaba al mando del Frente de Guerra Oriental. Actualmente, hace parte del frente del llamado Comando Central.

Informes de inteligencia precisan que, incluso, Rigoni les entregaba a los guerrilleros datos claves de otras empresas extranjeras para que también fueran extorsionadas. Todo apunta a que parte de ese botín también iba a manos del argentino.

La orden de captura en su contra fue emitida en 2015, año en el que se presume que salió del país. Los delitos por los que será procesado serán concierto para delinquir y financiamiento al terrorismo.

Tras conocerse su arresto efectuado por integrantes de la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones de Argentina, el general Fabio Hernán López Cruz, director de la Dijín, dijo que el detenido será enviado al país en condición de extraditado para que responda por los delitos que le imputó la Fiscalía.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.