Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 10 de mayo de 2014

Clara López es una mujer de fuerte presencia, con una sonrisa que contrasta con el colorido de su casa donde predominan las pinturas, las fotografías y cuadros, el más llamativo y visible es el de su tío, el expresidente Alfonso López Michelsen.

Desde su casa y acompañada de su perro, ‘Tongo’, quien posa ante las cámaras con la misma seguridad y tranquilidad que su dueña, la aspirante a la Presidencia por el Polo Democrático responde sobre el ambiente electoral, sus propuestas de Gobierno y el mensaje que quiere llevar en cada recorrido de campaña.

Uno de los grandes comentarios es que no hay propuestas, ni hay una campaña dinámica, ¿qué dice frente a esto?
Yo he asistido a más de 215 foros universitarios, gremiales y televisivos. Lo que hay es propuesta, pero no van todos los candidatos. Somos ‘los tres mosqueteros’ Marta Lucía Ramírez, Óscar Iván Zuluaga y Clara López los que hemos estado debatiendo todos los temas de manera franca y directa. Hay propuestas pero no se están visibilizando ya que vende más el escándalo.

¿Cree que los escándalos que hemos conocido, opacan campañas como la suya, la de Marta Lucía Ramírez y Enrique Peñalosa?
Desde luego, la polarización opaca todo lo que no haga parte de esa discusión. La campaña también debe denotar el carácter, la estructura ética y la proyección de la personalidad de los candidatos y los escándalos han servido para eso.

Se ha visto una campaña de la izquierda muy renovada, ¿cómo logran reencausar un Polo Democrático nuevo luego de los escándalos?
Eso fue más un tema de personas que de partido, nosotros hemos hecho una renovación al interior del partido, transformamos los estatutos, el ideario, nuestros directivos, hemos salido con la propuesta de una izquierda moderna y renovada que necesita Colombia un pluralismo político de carácter programático.

¿Qué opinión le merece este punto en los diálogos de paz?
Ese es un tema complejo, hay víctimas de toda esta intolerancia que ha degenerado al conflicto a límites no vistos. Es necesario que haya un representante de la víctimas, no puede ser solamente la cúpula empresarial o militar la que represente a la sociedad.

Nosotros plantearíamos a partir del 7 de agosto incorporar una mujer representante de las víctimas, no en el cuarto de atrás sino en la mesa de negociación y una representación de las organizacionales sociales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.