Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co Martes, 18 de diciembre de 2012

En medio de la polémica, hoy culmina el foro agrario, luego de tres días de debates en los que participan sociedad civil, empresarios, organismos internacionales y representantes del Gobierno.

Del encuentro saldrá una hoja de ruta que llegará antes del 8 de enero a los negociadores en La Habana. Se debe tener en cuenta, que los integrantes de la mes pidieron este evento, con el fin de generar una fórmula de participación en el proceso.

Sin embargo, existen diversas opiniones, por ejemplo el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, dijo que no asistiría porque la actividad no era útil. Frente a esto, el presidente Juan Manel Santos dijo que la actitud de Lafaurie es “irracional” que un gremio como Fedegán debería participar. Además lo asoció con una posición política.

Pero los analistas no se alejan de la posición del gremio mencionado, por ejemplo, el abogado comercialista Julio José Orozco dijo que el Gobierno quiere socializar el inconsulto proceso de paz, a través de foros que no han tenido ni asistencia ni acogida, se buscan razones de esta desazón donde no las hay. “La única y verdadera razón es que el electorado que llevó a Santos ala Presidencia, no votó por él para eso. Al contrario, el mandato que su electorado le entregó era el de mantener la seguridad democrática”, dijo el jurista.

Además resaltó que Santos y su equipo debe reconocer que su electorado no le camina a esos foros, porque precisamente no aceptan una negociación con las Farc mientras siga el terrorismo. El Presidente afirmó que mientras no se llegue al final del conflicto nada cambiará en relación con las Farc. Agregó que la Fuerza Pública y la justicia continuarán operando como lo han hecho, porque solo hasta que las Farc dejen las armas se le abrirán espacios políticos. Organizaciones y gremios coincidieron en señalar la improductividad de los latifundios en un país donde el 52% de la tierra está en manos del 1,15% de los propietarios, lo que hace de Colombia uno de las naciones más desiguales del mundo. Según el copresidente de la Comisión de Paz, Iván Cepeda es simplemente una reforma que democratice ciertos aspectos de la vida rural. Rafael Mejía, presidente de la SAC dijo que el sector agropecuario forma parte del camino a la paz y el bienestar, y por ello deben aplicarse políticas que armonicen enfoques territoriales globales y locales. Dejó claro que “la mesa de negociación no se está planteando una reforma agraria”.

Para el abogado Alejandro Abusaid, es buena iniciativa pero se debe tener claro que se trata de solo propuestas que pueden o no ser tenidas en cuenta por los negociadores. “Es un buen termómetro sobre lo que piensa la sociedad civil”, concluyó el jurista.