Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co lunes, 11 de mayo de 2020

Aerolínea se asesorará legalmente a través de firmas como Milbank LLP, Smith, Gambrell & Russell, LLP o Gómez-Pinzón Abogados

Con el objetivo de preservar y reorganizar sus negocios ante el impacto del covid-19, la aerolínea Avianca Holdings anunció ayer que se acogió de manera voluntaria al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de Estados Unidos ante el Tribunal de Bancarrota del Distrito Sur de Nueva York. Además, precisó que el programa de fidelización LifeMiles no forma parte de esta solicitud. 

Esta, que es una figura que permite a las empresas con problemas financieros a reorganizarse bajo la protección de la Ley, ya había sido utilizada por la segunda aerolínea más grande de América Latina en 2003 cuando sus deudas ascendieron a unos US$269 millones de aquella época.

A través de la admisión a este procedimiento, Avianca pudo gozar hace 17 años de beneficios como la suspensión de la ejecución de cualquier tipo de derechos patrimoniales en contra suyo, pudo devolver las aeronaves que no necesitaba y se le concedió un periodo de gracia de 60 días en el arrendamiento de aviones, entre otros.

En esta ocasión, la aerolínea decidió declararse en bancarrota antes de incumplir con el pago de unos bonos de US$65 millones en medio de la pandemia por el covid-19 y unos días después de asegurar que había solicitado ayuda financiera al Gobierno colombiano para poder enfrentar la crisis, que le obligó a suspender el transporte de pasajeros a medidos de marzo.

Sin embargo, Avianca no es la única en conversaciones con el Ejecutivo puesto que otras en el terreno local como Latam Airlines, EasyFly o Wingo.

¿Quién se puede acoger?
Este es un proceso temporal al que se puede acoger una empresa en Estados Unidos que no esté en las condiciones de asumir su deuda o que no pueda pagar a sus acreedores.

De este modo, el capítulo 11 permitirá a la compañía reorganizar y completar sus reestructuración financiera bajo la supervisión del sistema judicial del país norteamericano.

Muchas compañías, incluidas aerolíneas, han utilizado el proceso del Capítulo 11 para reorganizar sus obligaciones financieras y emerger como organizaciones más fuertes.

"Avianca se declaró en bancarrota no para liquidar la compañía, sino para empezar un proceso de reliquidación. Eso le va a permitir tener oxígeno y continuar en el negocio. La Ley es para proteger a los acreedores", aseguró a la FM Italo Torrese, CEO de Softlanding Global y vicepresidente de Camacol.

¿Cómo es el proceso?
El Administrador Fiduciario de Estados Unidos designaría a uno o más comités para que representen los intereses de los acreedores y accionistas y trabajen con la empresa para desarrollar un plan de reorganización y así salir de la deuda.

Este plan debe ser aceptado por los acreedores, tenedores de bonos, y accionistas, y aprobado por el tribunal.

¿Qué asesores tendrá Avianca?
Según anunció la propia aerolínea este domingo, la Junta Directiva de la compañía contrató a asesores financieros como Seabury Securities LLC y FTI Consulting, así como a asesores legales de la talla de Milbank LLP, Smith, Gambrell & Russell, LLP, Gómez-Pinzón Abogados y Urdaneta, Vélez, Pearl & Abdallah Abogados.

Al igual, el Consejo de Administración de la compañía también ha sido asesorado en temas de mejores prácticas para empleados que son esenciales para la reorganización del Capítulo 11 por la consultora Willis Towers Watson.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.