María Alejandra Solano Vargas - msolano@larepublica.com.co Jueves, 25 de septiembre de 2014

El presidente nombró dos actores de la guerra, una victima y una antigua guerrillera, las cuales están buscando una salida esperanzadora en el procesos que se realiza en Cuba. “Juanita Barragán pudo decirles a sus antiguos jefes que por favor no acepten más niños para pelear su guerra”. 

El mandatario agradeció a la comunidad internacional por apoyar el proceso de paz y por un posible apoyo al postconflicto. El jefe de Gobierno también dio parte a la comunidad sobre el empeño por terminar el conflicto armado y aseguró que cuando se llegue al fin de la guerra habrá inmensos desafíos como la seguridad ciudadana. 

“Mientras en el mundo proliferan los escenarios de conflicto, Colombia aspira a darle la noticia a la humanidad de que llega a su fin el último conflicto armado del hemisferio occidental. Si tenemos éxito, como lo queremos de corazón (…) nuestro caso será un modelo y faro de esperanza para otros conflictos del mundo”, dijo el presidente. 

El mandatario condenó el terrorismo en Libia, Siria e Irak y lamento las pérdidas de vidas a causa de epidemias como el Ébola en África. Después de ello, invitó a los organismos internacionales a persuadir a los promotores de la guerra para que imaginen una vida sin esta y se dejen de lucrar del conflicto.