Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez Núñez - agutierrez@larepublica.com.co sábado, 7 de agosto de 2021

En el marco de la emblemática conmemoración del 7 de agosto, en el Fuerte de Tolemaida, el mandatario hizo un balance de la paz en su Gobierno

Como es costumbre, el presidente de los colombianos, a un año de terminar su mandato y en medio de la conmemoración del 7 de agosto, realiza un balance de su gestión.

El Gobierno de Duque no fue la excepción, pues esta vez, en el Fuerte de Tolemaida, el mandatario trazó las seis grandes prioridades para su último año de gobierno. Allí destacó alcanzar la vacunación completa para más de 35 millones de colombianos, la reactivación segura de la economía y la atención a la población más vulnerables.

Respecto a la segunda prioridad, la reactivación segura de la economía, destacó que hará énfasis en la generación de empleo, empoderando a las micro, pequeñas y medianas empresas, extendiendo el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) hasta finales de este año y manteniendo los beneficios al sector turístico.

“Nuestra tercera prioridad: los más vulnerables. Extender el ingreso solidario; política de Estado, la matrícula gratis; política de Estado, el subsidio al empleo joven, y vamos a seguir manteniendo los programas para que los sectores más afectados puedan salir adelante”, aseveró.

El Presidente Duque ubicó como cuarta prioridad la estabilización de las finanzas públicas, y dijo que la quinta es la elección de los Consejos Municipales de la Juventud, que se realizará el próximo 28 de noviembre, certamen al que calificó como “la más importante gesta democrática”, en el marco del Pacto Colombia con las Juventudes.

“Ahí, jóvenes de entre 14 y 28 años, por primera vez, irán a las urnas para elegir a sus consejeros, para que la juventud presente políticas públicas y demuestre al mundo que la juventud brilla por sus propuestas, y que son sus propuestas las que más los dignifican. Esta agenda por los jóvenes la vamos a abrazar con orgullo. Esa elección tiene que ser motivada por todo el país”, sostuvo el Mandatario.

Expresó que, en cuanto a la sexta prioridad, se seguirá defendiendo la legalidad, garantizando el orden constitucional, “porque implica proteger la protesta pacífica, pero nunca ser contemplativos con el vandalismo, con la destrucción, con el terrorismo de baja intensidad”.

“La protesta pacífica se defiende y se protege, pero donde haya vandalismo y crimen, ahí estará el Estado colombiano para proteger los derechos de todos”, puntualizó.

“La paz es la ausencia de criminalidad y de violencia, tenemos hoy que reconocer lo que hemos sido capaces de realizar en los territorios, porque la paz no está en los premios, ni en los aplausos ni en los salones distinguidos de la diplomacia internacional, la paz se construye en los territorios”, dijo el presidente de la República.

En el evento aprovecho y también habló de otros temas como la paz y la corrupción.

Dijo que bajo su Gobierno se han realizado las mayores incautaciones de cocaína, destrucción de laboratorios y erradicación manual “por lo que no desfalleceremos un solo día hasta seguir derrotando cualquier estructura ilegal que tenga nuestro país”.

Agregó el presidente que este gobierno le ha extendido la vida a la ley de víctimas y ha sido el gobierno que más le ha dado recursos a la reparación de las mismas. Prometió la entrega de más de 50.000 títulos de propiedad para campesinos antes de diciembre.

Y aunque no indicó de qué tipo, destacó que, durante 2020, se logró la menor tasa de homicidios en 46 años y que junto con el Gobierno seguirán trabajando para que esa tendencia se mantenga firme.

Prometió que seguirá trabajando junto con el Congreso para que antes de que termine el año 2021 sea aprobada la nueva ley de lucha contra la corrupción que permita levantar el velo corporativo para imponer sanciones a las empresas que se prestan para actos de corrupción.

Y nombró algunas acciones de su Gobierno en este tema. “Una de ellas es la que le pone fin a la casa por cárcel a los condenados por corrupción, otra es la que hace obligatoria la declaración de renta a los altos funcionarios del estado, la que obliga la publicidad de los conflictos de interés y la que les ha dado vida a los pliegos tipo, para que se acaben los carruseles y la manipulación fraudulenta de las licitaciones”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.