Ripe Sábado, 12 de marzo de 2016

Se trata de adaptar las diferentes normativas existentes a esta nueva realidad. “La economía colaborativa no es un sector empresarial específico, sino un modelo económico con múltiples actividades en el que no tiene sentido plantear una norma general y transversal”, explica el abogado Miguel Ferrer, director de asuntos públicos de Kreab.

Uno de los grandes debates es el régimen de responsabilidad de las plataformas colaborativas, un campo en el que se plantea la necesidad de reforzar el posicionamiento de estas como no responsables de la actividad que sus usuarios realizan entre sí. Algo que, en opinión de Alejandro Touriño, socio de Ecija, no debería ser necesario porque la situación es clara: “la directiva europea de comercio electrónico prevé para los prestadores de servicios de la sociedad de la información un régimen de responsabilidad específico que les exime de responsabilidad por los contenidos ajenos de terceros”.

La Comisión Europea está analizando cuál debe ser el rol y la regulación de estas plataformas, una cuestión que se enmarca en la agenda del mercado único digital, con el objetivo de que las empresas no tengan que lidiar con multitud de jurisdicciones distintas, teniendo en cuenta el fraccionamiento legislativo por comunidades autónomas e incluso a nivel local.