Reuters

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters sábado, 9 de noviembre de 2019

El fallo del tribunal había sido criticado por Sergio Moro, ministro de Justicia de Bolsonaro

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva abandonó el viernes la prisión en la que estaba detenido, en la sureña ciudad de Curitiba, poco después que un juez ordenara su liberación.

Lula, que vestía una camiseta azul y un traje negro, saludó sonriente a la multitud que lo esperaba fuera del recinto, y en sus primeras declaraciones dijo que un sector del sistema judicial brasileño trabajó para criminalizar a la izquierda.

En su primer contacto con sus seguidores tras ser liberado, se mostró desafiante y sostuvo que va a comenzar a recorrer Brasil, lo que polarizaría aún más al país gobernador por el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro.

La orden del juez se dio tras un dictamen del Supremo Tribunal Federal (STF) que puso fin a la obligación de encarcelar a condenados tras perder su primera apelación.

Se espera que el fallo libere a decenas de condenados de alto perfil en la investigación sobre corrupción bautizada "Lavado de autos", incluyendo a Lula, quien estaba tras las rejas por una condena por soborno.

El real brasileño y el índice bursátil Bovespa profundizaron sus pérdidas por la tarde tras conocerse la noticia.

Lula fue encarcelado en 2018 con una condena de ocho años y diez meses tras haber sido declarado culpable de aceptar sobornos de empresas de ingeniería a cambio de contratos con el gobierno. Siempre alegó inocencia y dijo que el caso en su contra tenía motivaciones políticas.

El exlíder sindical de 74 años gobernó Brasil de 2003 a 2010. Dejó el cargo con un alto índice de popularidad gracias a las políticas sociales que sacaron a millones de personas de la pobreza, pero sus críticos dicen que arruinó el país al permitir que la corrupción prosperara.

Si bien Lula ha tratado de revocar la sentencia, muchos instaron al STF a dejar sin efecto un fallo anterior que establece que los condenados, incluido el expresidente, deben pasar tiempo en prisión antes de agotar sus apelaciones.

El jueves, el tribunal superior votó 6-5 que el precedente era inconstitucional.

Tras la decisión de STF, el abogado de Lula, Cristiano Zanin, solicitó rápidamente la liberación del exmandatario.

Lula y sus partidarios también han criticado el hecho de que Sergio Moro, un exjuez federal que supervisó la investigación y condenó al líder, se haya convertido en el ministro de Justicia de Bolsonaro.

Moro dijo en un comunicado más temprano el viernes que la decisión de la corte suprema debe ser respetada.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.