Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co Jueves, 26 de marzo de 2015

La decisión la tomó la Dirección de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), al negar el registro como marca de la expresión Fiestas de la Cosecha que solicitó Julián Dávila Marín.  La SIC argumentó que tal signo identifica una fiesta anual  organizada en Pereira,  por lo que la declaró como una marca inapropiable por parte de un tercero.

A dicho registro, pretendido por Marín para identificar la organización de eventos, se opuso el Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo de Pereira, entidad que organiza las Fiestas de la Cosecha celebradas cada año en agosto para conmemorar la fundación de la capital de Risaralda.

El Instituto expuso en su oposición, que la designación pretendida por el particular corresponde al nombre de una fiesta tradicional de Pereira y para ello demostró que la festividad existe y se realiza desde hace más de 100 años.

“Esto constituye una denominación que pertenece al patrimonio local y en consecuencia, no puede ser apropiada por terceros para identificar la organización de eventos, ferias y fiestas a nivel nacional”, señaló en su argumentación el Instituto de Cultura.

La SIC declaró fundada la oposición de la entidad local por lo que negó dicha solicitud al considerar que “a través de estas fiestas anuales se celebra la tradición cafetera propia de la capital de Risaralda, por lo que se constituye como parte importante de su patrimonio cultural”.  El análisis hecho por la Superintendencia, determinó que las afirmaciones del Instituto son ciertas y que tal designación (Fiestas de la Cosecha) corresponde al nombre de una celebración centenaria realizada en Pereira, como parte de su tradición local.  Argumentó, además, que el registro de la expresión fue solicitado por una persona que no contaba con una autorización expresa por parte del municipio de Pereira, encargado de salvaguardar el Patrimonio Cultural.

La SIC se basó en los postulados establecidos por la Decisión Andina 486 de 2000,  en la que dice que no podrá registrarse como marca un signo que constituya la expresión de la cultura de una comunidad local, cuando sea solicitada por una persona que no tenga autorización por parte de dicha comunidad.

La directora del Instituto, Adriana Vallejo, señaló que para el proceso, una vez detectaron las pretensiones del particular, se  contrató a la firma de abogados Pinzón y Pinzón, experta en el tema para emprender la defensa del término para la ciudad. “Hemos tenido claro la importancia de proteger el nombre Fiestas de la Cosecha, a pesar de que ha variado en algunas ocasiones. Lo importante es que empezamos el procesos, asesorados inicialmente por la Cámara de Comercio de Pereira y luego con la firma de abogados que  hizo la oposición a la pretensión de particular. Por fortuna el caso falla a favor, con lo que queda claro que ningún tercero puede registrar como marca y apropiarse de un nombre que, como en este caso, involucra elementos patrimoniales que son propios del colectivo”, dijo. Según Vallejo, la entidad empezará un proceso para proteger la expresión y tener el registro marcario.

Sin embargo, al solicitante le queda el recurso de apelación contra la decisión de la SIC ante el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial.