Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ripe domingo, 12 de enero de 2014

No ha sido un año de muchos movimientos entre despachos, pero los pocos fichajes que se han producido han tenido mucha repercusión por tratarse de abogados prestigiosos como Alberto Alonso Ureba o Juan Barona y, sobre todo, por ser personas conocidas y trascendentes más allá de la abogacía que, en su mayoría, han entrado a las firmas como consejeros o asesores, pero no como socios, como José María Aznar, José Bono o Luis Berenguer. 

Los bufetes se han mostrado en 2013 igual de prudentes que en 2012, ante la falta de perspectivas claras sobre una pronta recuperación económica. Las incorporaciones se han reducido bastante, excepto la tradicional hornada de letrados júnior que entra cada mes de septiembre y alguna contratación aislada surgida de una oportunidad en el mercado o la necesidad de cubrir un puesto por la marcha de un abogado. 

En 2013 ha vuelto a primar el control exhaustivo del gasto, una más dura evaluación de los abogados para las promociones internas, una fuerte presión para rebajar los honorarios por parte de las empresas y, en varios despachos, bastantes dificultades para cobrar las facturas emitidas. 

Pero además, este año que finaliza ha sido en el que se ha visto por primera vez en España cómo dos importantes bufetes de la abogacía empresarial, Maniega & Soler y MLA Associates, entraban en concurso de acreedores. La crisis no es ajena al sector legal, a pesar de que las firmas siguen teniendo mucho trabajo, pero enfocado a las prácticas de procesal, laboral, concursal o fiscal, que reportan menos negocio que las fusiones y adquisiciones. Sin embargo, algunos socios directores han advertido un repunte de estas operaciones de mercantil, capital riesgo e incluso de inmobiliario, que les ha hecho acabar mejor el año de lo que esperaban, y ser más optimistas de cara a 2014. 

Uno de los aspectos más destacados en 2013 en la abogacía española ha sido la fijación de Latinoamérica en el punto de mira de los bufetes. Ya habían dado sus pasos en la región, pero en este año han incrementado sus esfuerzos para ser más competitivos en esta área del mundo. 

Además de la decisión de Garrigues de abandonar su alianza Affinitas para abrir sedes propias, otros bufetes españoles como Rhgr Ontier también han abierto oficinas en más países de la zona, y Broseta ha auspiciado una nueva alianza para incrementar su presencia en América Latina. 

De los bufetes internacionales, el movimiento más sonado que afecta a Latinoamérica lo protagonizó la firma más grande del mundo, DLA Piper, que fichó como asesor senior del consejo mundial al expresidente José María Aznar, un movimiento con mucha repercusión. 

Incorporaciones 

También fueron fichajes muy sonados el del exministro de Defensa y expresidente del Congreso, José Bono, que entró como consejero de Cremades & Calvo-Sotelo; y el del abogado del Rey, José Manuel Romero, conde de Fontao, que entró en Chávarri & Muñoz, una firma en claro ascenso. Éstos, junto a las salidas de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) de Joaquín Bernaldo de Quirós, que entró como socio en Ramón y Cajal, o su antecesor Luis Berenguer, con un asiento en el consejo de Broseta, han sido los más llamativos en 2013

Junto a ellos, lo más relevante del año ha sido la salida de los fundadores de Ramón y Cajal, Alberto Alonso Ureba y Francisco Bauzá, rumbo a Baker & Mckenzie, junto a 20 abogados, incluidos otros cinco socios; y el fichaje del premiado como mejor abogado del en 2012, Juan Barona, que abandonó una firma del Magic Circle, Allen & Overy, para recalar en otra, Linklaters. 

La apuesta de Garrigues en Latinoamérica 

Garrigues, el mayor despacho de España, decidió este año romper con la alianza que había promovido en Latinoamérica, Affinitas, para abrir a partir de ahora oficinas propias en las que ejercerá derecho local -ya lo ha hecho en Colombia y Perú, y está a punto de hacerlo en México, sumado a la oficina ya existente en Brasil- en un nuevo modelo que por ahora es difícil que puedan seguir sus principales competidores. 

Bajo el liderazgo del socio Javier Ybáñez, exdirector de mercantil, Garrigues busca convertirse en el despacho de abogados de referencia en Iberoamérica.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.