Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrés Emilio Vargas - anvargas@larepublica.com.co viernes, 22 de febrero de 2013

La multinacional española Inditex S.A., que tiene a su nombre la marca Zara, intentó frenar el registro marcario de la empresa barranquillera de colchones Zabra porque en su parecer “existía una confundibilidad entre los signos”.

Sin embargo, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) consideró infundada la oposición de la firma europea y concedió el registro del signo mixto a la firma colombiana.

La controversia se dio porque la empresa de colchones, que opera desde 1972, quiso un cambio en su imagen. A la enseña comercial se le hicieron algunos ajustes en el color. Incluso, se le agregó la palabra ‘colchones’ debajo, esto con el fin de identificar su producto principal.

Zara consideró que ese cambio afectaría su distinción. Uno de los argumentos base por el cual se dio el registro fue la diferenciación en las actividades de mercado.

Mientras que la empresa española está en la industria textil, la barranquillera ofrece colchones. Para la SIC esta fue la razón principal por la que consideró que no habría algún riesgo. A esto se suma el hecho de que sólo se estaba haciendo la renovación de un signo previamente registrado y que no hubo algún tipo de suplantación o imitación.

Para el apoderado de la sociedad Industrias Zabra S.A, Álvaro Correa Ordóñez, “la norma solo niega las marcas cuando verdaderamente existe riesgo de confusión, pero en este caso no ocurrió, pues son empresas con actividades muy distantes”. No obstante, el jurista aseguró que “todas las corporaciones tienen derecho a manifestar sus quejas y a que la administración las resuelva”, por lo que vio como justa la oposición de Inditex S.A.

Por su parte, el argumento principal de Zabra, la barranquillera, radicó en que su imagen tenía elementos que permitían una clara diferenciación, como lo es el color. También indicaron que llevan más de 30 años con dicho registro.

La SIC se amparó en la jurisprudencia y alegó que en este caso había una marca derivada. Esto significa que se tomó como base el logo anterior y se le hicieron modificaciones.

Esta decisión no fue apelada por la sociedad española.
Zabra se encuentra en Barranquilla, Cartagena y Bogotá. Igualmente tiene otra marca de colchones, Mistral. Zara, por su parte, es una marca más del amplio repertorio de Inditex S.A., que concentra a Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, entre otras.

Las decisiones de la SIC se han basado en el supuesto de que dos marcas no pueden tener similitud puesto que en el mercado se crea confusión y tanto los consumidores como el titular de las empresas previamente registradas se verían afectados. En esta ocasión, ambas marcas estaban registradas y llevaban varios años operando en el mercado. Lo que se tuvo en cuenta fue el hecho de no suplantar o querer copiar las características de los signos.

Las empresas, principalmente las grandes, preservan la identidad de sus marcas y emprenden procesos legales con el fin de hacer valer los derechos sobre el ‘logo’.

Detrás de estas acciones hay una preocupación por cuidar los activos intangibles, a saber el nombre y la reputación de la organización.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.