Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co Lunes, 10 de diciembre de 2012

Pese a que el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Germán Vargas Lleras, dio el aval para la creación de la ‘Ciudad del Bicentenario’, un megaproyecto para la construcción de viviendas de interés social en Barranquilla y Cartagena, la Fundación Mario Santo Domingo no ha podido registrar la marca ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Advirtiendo confundibilidad, la Dirección de Signos Distintivos de la Superindustria negó en primera instancia la marca ‘Ciudad del Bicentenario’ solicitada por la Fundación Mario Santo Domingo, por considerar que es similar al signo ‘Bicentenario’ registrado por Oleoducto Bicentenario de Colombia y vigente hasta el 2021. 

La marca solicitada pretende distinguir la venta de viviendas de interés social y prioritario, negocios inmobiliarios y gestión comunitaria y servicios comprendidos en la clase 36 de la Clasificación Internacional Niza. Por su parte, la marca fundamento de la negación distingue seguros, negocios financieros,  monetarios e inmobiliarios.
 
La Fundación es una entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a la ejecución de programas de desarrollo social. Sus sedes están ubicadas en Barranquilla, Cartagena y Bogotá, mientras que Oleoducto Bicentenario es un proyecto liderado por Ecopetrol que tiene el propósito de construir la infraestructura necesaria para evacuar los crudos provenientes de los Llanos Orientales. Con el desarrollo de obras, el Oleoducto Bicentenario de Colombia, genera empleo local temporal y realiza inversión social.
 
Al analizar ‘Ciudad del Bicentenario’ con ‘Bicentenario’, la SIC encontró que el signo solicitado reproduce totalmente la marca registrada en su componente nominativo. 
 
“Si bien el signo solicitado añade las expresiones ‘Ciudad del’, estas diferencias no constituyen un cambio sustancial, dado que los signos en forma conjunta presentan semejanzas fonéticas y ortográficas que los pueden hacer confundibles entre si”, explicó la Dirección de Signos Distintivos. A ello agregó que al realizar el cotejo de las marcas, los usuarios podrían confundir el origen empresarial de los servicios que ampara la marca registrada. 
 
Así mismo, aunque destacó que el signo solicitado por la Fundación Mario Santo Domingo cuenta con un diseño gráfico especial, aseguró que no tiene la suficiente distintividad frente a la marca registrada, dada la fortaleza del componente nominativo común (Bicentenario). 
 
De acuerdo con el superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, se encontró como antecedente la  marca ‘Bicentenario’ y  se negó porque generaría confundibilidad. 
 
“Los servicios están directamente relacionados, por lo tanto se consideró que es una marca de fantasía y no podemos permitir que coexista para los mismos servicios”, agregó. 
 
Sin embargo, la Fundación Mario Santo Domingo presentó el pasado 13 de noviembre apelación directa ante la Superintendencia Delegada para la Propiedad Industrial.  
 
No obstante, la SIC  advirtió que en este momento se encuentran resolviendo los recursos de apelación del mes de marzo de este año y que esta decisión se demoraría en salir entre cinco y seis meses. 
 
 Si se confirma la determinación inicial de negar la marca ‘Ciudad del Bicentenario’, la Fundación podría demandar la nulidad de las resoluciones ante el Consejo de Estado.