Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co viernes, 26 de febrero de 2021

El empresario está acusado de desviar una tutela a un juez específico que otorgó beneficios para comercializar vehículos Hyundai

El empresario Carlos Mattos es solicitado por la justicia colombiana por ser acusado de sobornar a dos jueces de la República para tener la exclusividad de comercialización de vehículos de la marca Hyundai. El Consejo de Ministros le comunicó a la Cancillería que se avaló la extradición de Mattos para comparecer ante la justicia.

El empresario es acusado de llevar a cabo un plan para desviar una tutela para que llegase a las manos del juez Reinaldo Huertas, quien también está sindicado de dar su anuencia a medidas cautelares que beneficiaron a la organización de Mattos.

El sistema de sobornos que Mattos realizó incluyó a un entramado de trabajadores de la Rama Judicial para, de esta forma, alterar el mecanismo y redireccionar la tutela. La investigación arrojó que el empresario envió aproximadamente $2.500 millones como dádivas para obtener los beneficios legales.

Como consecuencia, el empresario está acusado desde el pasado 2019 como el cerebro detrás del acto de corrupción. La Fiscalía asegura que Huertas, el juez implicado, falló a favor de Mattos para que tuviera la exclusividad de negocios con la marca Hyundai; en otras palabras, la empresa surcoreana no podía hacer negocios con nadie que no fuera Mattos según dictaminó el juez.

La jueza Ligia del Carmen Hernández, jueza de la República, también habría recibido parte del dinero enviado por el empresario, según dio a conocer la Fiscalía. Hernández cumple actualmente dos años de prisión tras admitir que recibió alrededor de $100 millones para favorecerlo.

Desde 2018 Mattos ha tratado de recurrir a varias estrategias judiciales, mientras vivía en España, para tratar de frenar la extradición al territorio colombiano. En octubre de 2020, la Sala Primera del Tribunal Constitucional de España determinó que el empresario no podía retornar a Colombia, siendo esta la última decisión tomada referente al caso.

El entramado de corrupción de Mattos salpicó también a Álex Vernot, abogado del empresario. Adicionalmente, David Durán Acuña, otrora defensor legal de Mattos, reveló ante la Fiscalía que había hecho parte de los numerosos sobornos para modificar el sistema judicial y que, además, Vernot había puesto a disposición US$ 2 millones a cambio de su silencio.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.