Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co lunes, 23 de octubre de 2017

Para el funcionario la reintegración de los exguerrilleros de las Farc no está avanzando apropiadamente

Frente al llamado de atención que hizo el subsecretario general de la ONU para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour, en el que manifestó que el proceso de reintegración de los exguerrilleros de las Farc no está avanzando apropiadamente y podría poner en peligro la paz en el país, Joshua Mitrotti, integrante del Gobierno en el Consejo Nacional de Reincorporación (CGR), expresó sorpresa ante la afirmación.

En la reacción de Mitrotti sobre las declaraciones de Gimour del viernes pasado, se pudo ver que tocó puntos sensibles por acudir a las comunidades involucradas pero no a las instituciones del gobierno, que también pueden aportar con información sobre el proceso de reintegración.

"Me sorprende que Naciones Unidas venga a Colombia, lance un informe y no consulte al Consejo Nacional de Reincorporación cómo vamos. Yo no sé de dónde sacaron esa información", afirmó el funcionario de la CGR.

Mitrotti expresó que aprecia que la ONU hable con las comunidades y los excombatientes, pero que anotó que así como se reunió con estas, también debió sacar un espacio con el Consejo, que es el espacio del Gobierno y las Farc donde se puede mostrar realmente cómo va y "cuáles son los desafíos de la reincorporación", como que este trabajo podría tomar hasta 15 años.

Por su parte, ‘Pastor Alape’, integrante de las Farc, aseguró que no se puede hablar de deserciones de excombatientes y que lo que está ocurriendo es que “la gente se está estructurando”.

"Como hay una inactividad económica productiva en los espacios, porque no hemos podido articular hasta hoy el primer proyecto productivo, pues la gente está buscando espacios para desarrollar sus propios proyectos a través del arriendo de la tierra", explicó.

Al respecto, "Pastor Alape", miembro de las Farc, afirmó que es necesario que el Estado se reincorpore en esas zonas, con vista a la construcción de la paz y que para lograrlo debía hacerse con la participación de las comunidades.

Vale la pena recordar que la semana pasada Gilmour afirmó que hay muchas evidencias de que por ahora numerosos excombatientes no han encontrado vías alternativas de ingresos tras dejar las armas, situación que crea riesgo de que esas personas regresen a actividades ilícitas, como por ejemplo uniéndose a grupos criminales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.