Foto por: Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla Martes, 8 de enero de 2019

Su abogado, Diego Muñetón, explicó que su cliente ya ha realizado las reparaciones correspondientes a las víctimas.

Dos de los principales responsables del escándalo de corrupción más grande que se ha perpetrado en Bogotá durante la última década ya no están tras las rejas. El pasado 28 de diciembre, jueces de ejecución de penas les concedieron el beneficio de libertad condicional al empresario Guido Nule y al excontratista Emilio Tapia, quienes cumplieron con las tres quintas partes de sus condenas.

El propio Tapia confirmó la noticia mediante un comunicado de prensa. En este documento explicó que se encuentra en libertad condicional, debido a que un juez de ejecución de penas en Barranquilla le concedió la libertad condicional.

Por su parte, el abogado penalista de los Nule, Diego Muñetón, en entrevista con Caracol Radio y la FM aclaró que “Guido Nule, como cualquier otro condenado en Colombia, tiene derecho a redimir pena por estudio aún estando en detención domiciliaria”.

El director de la Red Nacional de Veeduría, Pablo Bustos, criticó severamente estas decisiones judiciales. “No puede permitirse que dos personas que desfalcaron las finanzas públicas de la ciudad de Bogotá queden por ahí, sin resarcir el daño patrimonial que causaron”. También aseguró que “es pertinente que en la reforma judicial se plantee eliminar cualquier tipo de beneficio contra los corruptos, para que no ocurra esta clase de desatinos legales, dejando la corrupción en completa impunidad”.

El caso de Emilio Tapia

El excontratista Emilio Tapia fue catalogado como el testigo estrella para destrabar el escándalo de corrupción originado con el Carrusel de la Contratación en Bogotá. Según se pudo determinar en las investigaciones adelantadas por los entes de control, Tapia participó en las irregularidades que se gestaron para ejecutar los contratos 071 y 072 de 2007, cuyo objeto central era reparar la malla vial de Bogotá.

Tapia rindió testimonio en varios casos relacionados con los escándalos de corrupción en Bogotá. Su relato fue clave para involucrar al exalcalde Samuel Moreno y a varios miembros del Concejo Distrital como parte de la monumental red de corrupción que sacudió a la capital de la República. El excontratista también aceptó haber recibido $22.000 millones en coimas involucradas con el cartel de la contratación.

LOS CONTRASTES

  • Pablo Bustos Presidente Red Nacional de Veedurías

    "No puede permitirse que dos personas que desfalcaron las finanzas públicas de la ciudad de Bogotá queden por ahí, sin resarcir el daño patrimonial que causaron".

Por estos hechos, Tapia fue condenado a 17 años de prisión, pero gracias a una serie de estrategias jurídicas, pudo reducir su condena a tan solo siete años de prisión.

Mediante un comunicado de prensa, el excontratista aseguró que “Me permito informar, que el pasado 19 de diciembre el Juzgado de Ejecución de Penas de Barranquilla me otorgó el beneficio de la Prisión Domiciliaria, no obstante que a la fecha he cumplido con las tres quintas (3/5) partes de la pena que me fuera impuesta por los jueces de la república”. Por este hecho, el Código de Procedimiento Penal le permite gozar del privilegio de libertad condicional.

El excontratista dio su palabra y se comprometió a “colaborar con la Fiscalía para el total esclarecimiento de los hechos relacionados con el llamado Carrusel de la Contratación, lo que he cumplido rigurosamente hasta la fecha y lo seguiré haciendo”.

La condena de Guido Nule 

Guido Nule fue condenado a pagar 21 años de prisión por los eventos de corrupción que se enmarcaron en el escándalo el Carrusel de la contratación en Bogotá. Fue privado de la libertad el pasado 11 de abril de 2011.

Gracias a las investigaciones realizadas por la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría se pudo estipular que el detrimento patrimonial ocasionado por el escándalo de corrupción que perpetraron los Nule ascendió a $2,2 billones.

Dentro de los contratos en los que se les encontró fiscalmente responsables de desviar dineros públicos se encuentran las licitaciones para construir la fase III de TransMilenio. En este conjunto de obras  se encontraba el emblemático caso de la Calle 26, obras que se detuvo en la administración de Samuel Moreno y que fue entregada en la Alcaldía de Gustavo Petro, después de que se resolviera todo el escándalo de corrupción.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.