Ana Bedoya Jimenez Sábado, 8 de septiembre de 2012

Tras un proceso de verificación y comparación, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), declaró infundada la oposición que realizó la firma Haceb S.A, contra la marca Construintegrales by Evolution, por una presunta similitud con su signo ya registrado Haceb Evolution.

En consecuencia la SIC le otorgó a la empresa Construintegrales Ltda, la marca mixta solicitada ante la entidad. Hay que tener en cuenta que al sacar al mercado productos o servicios, las empresas deben inspeccionar que éstos no tengan similitudes ortográficas, auditivas o de ideología con artículos de otras organizaciones. Este conflicto puede ser mayor si se utilizan elementos que tengan el mismo nombre.

Eso fue lo que vio Haceb S.A y por ello se opuso al registro de marca mixta Construintegrales by evolution, solicitada por Construintegrales Ltda para distinguir productos comprendidos en la clase 11 de la clasificación internacional de Niza.

Este proceso estuvo en manos de la Superintendencia de Industria y Comercio, en la que enfrentó a Haceb S.A, empresa especializada en la manufactura de productos de calefacción y refrigeración doméstica y comercial, con Construintegrales Ltda., organización dedicada a la realización de trabajos de masificación de gas en actividades como la industria, transporte, comercio y vivienda.

Actuando como la parte opositora, Andrés Márquez Acosta interpuso los recursos de reposición, argumentando que “al hacerse un análisis formal del signo Haceb Evolution con Construintegrales by evolution, es indiscutible una similitud fonética.

Esto, agregó, hace que la mente del consumidor genere una relación en cuanto al origen empresarial de ambas marcas, del fabricante determinado, o que pertenece a una línea de productos de un mismo empresario. “Se crea entonces para el consumidor una confusión”, dijo.

Así mismo, replicó que en la comparación básica a la cual se pueden someter la marca Haceb Evolución frente a Construintegrales by Evolution, genera confusión y se puede evidenciar en la medida en que el consumidor promedio puede interpretar la marca en una Clasificación Internacional de Niza.

Advierte además, que no sólo la comparación fonética entre ambas expresiones son determinantes para establecer que existe gran similitud entre ambas marcas, “basta con detallar el elemento gráfico del signo pretendido para identificar que la expresión evolution es la que mayor impacto puede causar a la hora de identificar los productos”, explicó.

Con el fin de comprobar lo anteriormente dicho, la SIC describió que para que el registro de una marca sea negado, se necesita que cumpla con varios supuestos de hecho. En primer lugar, el signo debe ser una reproducción exacta que no permita ninguna clase de diferenciación entre los dos servicios. “La norma exige que dicha identidad, semejanza y relación de los signos y de los productos sea suficiente para generar un riesgo de confusión o de asociación en el público consumidor”, puntualizó. Agregó que el riesgo de confusión, está catalogado en la posibilidad de que el consumidor adquiera un producto o servicio pensando que está comprando otro o que lo adquiera creyendo que tiene un origen empresarial distinto.

Sin embargo, frente a este caso puntual, la Superindustria advirtió que el signo solicitado a registro Construintegrales by Evolution frente al ya registrada Haceb Evolution, no es susceptible de generar confusión por cuanto presentan diferencias ortográficas, fonéticas y visuales que permiten que el consumidor haga la respectiva diferenciación.

Es así, como ordenó notificar el contenido de la resolución a la parte solicitante, Francisco Javier Herrera y a la oposición, Andrés Márquez Acosta, con la cual declara infundada la oposición de Haceb y concede el registro marcario a la firma Construintegrales.