Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea Mancera Rojas - amancera@larepublica.com.co Jueves, 13 de septiembre de 2012

A partir del primero de octubre, todos los productos fabricados o envasados para el consumo doméstico en Australia deberán estar en cajetillas homogéneas y desde el primero de diciembre todos los cigarrillos deberán ser vendidos según estos requisitos.

Así lo estableció el Gobierno australiano que ahora critica la publicidad de la tabaquera Imperial Tobacco, frente a esta normatividad. Esta publicidad se basa específicamente en que la compañía pone por encima de la nueva ley, la calidad de sus cigarrillos.

Recordemos que la norma se basa en empaques genéricos, atendiendo reglas establecidas que alertan sobre la salud.  Imperial Tobacco lanzó al mercado cigarrillos Peter Stuyvesant con folletos en los que se lee “lo que cuenta es el contenido” y que incluyen fotos de las cajetillas con la marca rasgada o de un color marrón uniforme.

La ministra australiana de Salud, Tanya Plibersek, dijo que el nuevo lema supone una “broma enfermiza” porque se trata “de un producto que si es utilizado como pretende el fabricante, éste matará a la mitad de sus consumidores habituales”. Las autoridades recordaron que la ley deberá ser cumplida con rigurosidad y los paquetes deberán ser homogéneos y sin publicidad a partir del primero de diciembre, mientras que la empresa argumentó que los cambios representan un adelanto a sus consumidores.

La estrategia de Imperial Tobacco no será la única ya que la “British American Tobacco Australia” también tiene previsto cambiar la descripción de sus cigarrillos con apelativos como “ámbar suave” o “mentol verde mar”, entre otros, informó  el diario Sydney Morning Herald. La ministra de Salud aseguró que las autoridades australianas “vigilarán de cerca los nuevos envases para asegurarse que cumplen con todos los requisitos porque saben que las grandes tabaqueras harán uso de cada trampa para intentar evadir los nuevos requerimientos”.

Plibersek explicó que se han enviado los nuevos envases a la Comisión Australiana de Competencia y Consumo para verificar que los gráficos con las advertencias referidas a los peligros a la salud estén de acuerdo con los estándares impuestos.

Según esta normatividad, las empresas que comercialicen este tipo de productos en Australia deben vender los cigarrillos en cajetillas iguales que tienen color verde oliva. La marca debe tener fuente pequeña.
Según la normatividad que comienza a regir el próximo mes, estas cajas deben tener advertencias sanitarias con tumores cancerígenos y bebés enfermos ocuparán el 75% de la parte frontal de los envoltorios y el 90% de la posterior.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.