Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa jueves, 30 de octubre de 2014

Según la entidad estas personas presionaron al empresario caleño Iván Mauricio Aristizábal, por una suma de $1.000 millones, para que regresara un predio que pertenecía a Gilberto Rodríguez Orejuela.

“La víctima adquirió debidamente el predio con todas las precauciones legales y estudios de títulos. Ahora se va a ordenar la debida reparación en cuanto al daño que sufrió y la devolución de la propiedad”, indicó la fiscal Mery Patricia Conejo.

Agregó que solo hasta comienzos de 2014, una vez fuera del país, la víctima comienza a realizar las denuncias correspondientes, y la Fiscalía inicia una investigación que permite conocer pormenores de los hechos estableciendo, que Alexandra Rodríguez, pese a tener prisión domiciliaria y ser vigilada con brazalete electrónico, acudía junto con su esposo a cada una de las citas para presionar el pago del dinero.

Por estos hechos se revocó la medida de prisión domiciliaria y fue enviada prisión la hija de Gilberto Rodríguez Orejuela.

Asimismo, el pasado 2 de octubre un juez de Bogotá envío a la cárcel a Andrés Felipe Roa Gutiérrez, yerno de Gilberto Rodríguez Orejuela, y a Luís Faver Osorio López, por ser presuntos responsables del delito de extorsión agravada.

La historia de la extorsión

Los imputados serían presuntos responsables de los hechos ocurridos entre 2012 y 2013, cuando la víctima identificada como Iván Mauricio Aristizábal hizo la entrega de cinco propiedades a cambio de una finca en zona rural de la localidad de Barrancas, en el municipio de Palmira  (Valle del Cauca).

Se conoció que el 26 de noviembre del 2012, Ramiro Zuluaga (presunto testaferro), quien había negociado la finca con la víctima, le presenta a alias ‘el Canoso’, quien le comunica que esa finca que había negociado lo tenía en problemas, ya que era propiedad de los “R”, es decir los Rodríguez Orejuela.

La víctima le pregunta a Ramiro Zuluaga sobre esa situación, ante lo cual responde que él está haciendo lo posible para que no le den muerte, ya que las propiedades de los ‘R’ nadie las toca.

Atemorizado por la situación una y otra vez, Aristizábal expresa su deseo de entregar el predio sin ningún problema, pero de nuevo es constreñido para que cancele por lo menos mil millones de pesos, a cambio de no atentar contra su vida o la de sus familiares.

En por lo menos tres ocasiones la víctima fue citado en distintas partes de centros comerciales de la ciudad de Cali (Valle del Cauca), citas a las cuales siempre acudió Alexandra Rodríguez, al igual que su esposo Andrés Felipe Roa Gutiérrez, quienes se encargaban de presionar el pago del dinero.

Aristizábal en tres ocasiones durante 2012, hizo entrega de $275 millones, pero siguió siendo presionado para que cubra el monto total exigido. No obstante, luego de ser amenazado y constreñido para que cancele la totalidad del dinero, firmó tres letras en las que se comprometía a cancelar los mil millones en varias cuotas, después sale del país y es ahí cuando pone la denuncia en la Fiscalía.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.