Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Martes, 27 de junio de 2017

En medio del acto que se desarrolla en Mesetas, Meta, el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnoult, resaltó los avances que ha podido constatar la misión dentro de la evolución de la implementación de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Farc.

(Lea: “Los colombianos saben que nuestra paz es real e irreversible”)

Según indicó Arnoult, desde que se pactó el cese al fuego bilateral, el 29 de agosto de 2016, este ha sido respetado por ambas partes y ha contribuido al descenso de los principales indicadores de violencia en el país. Esto, debido a que las reglas que fueron acordadas para el cese fueron cumplidas con pocas excepciones.

De igual manera, el funcionario de las Naciones Unidas exaltó el papel que desempeñó la comisión tripartita para la verificación del cumplimiento de los Acuerdos, la cual “ha jugado a cabalidad su papel, sin precedente en las experiencias internacionales de cese al fuego”. Además, ésta contribuyó a resolver diferencias de las partes, tomar medidas necesarias y prestando ayuda humanitaria cuando fuese necesario. Por lo tanto, Arnault aseguró que la comunidad internacional debe recoger las experiencias de este proceso y utilizarla en otros conflictos internacionales e instó a que siga funcionando en el país durante los próximos meses.

(Lea: “Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”)

En el sentido de la entrega de armas, el jefe de la Misión explicó que se ha cumplido a cabalidad con la hoja de ruta que se diseñó. En principio, afirmó, fueron 6.803 guerrilleros los que entraron a las zonas veredales, mientras que en marzo se identificaron 7.132 armas personales y colectivas, que fueron ingresadas a los campamentos.

Cómo anunció el presidente Santos el 29 de mayo, la ONU recibió el 30% del total de las armas el 7 de junio, mientras que el otro 30% el 14 del mismo mes y la tercera fase el 21 de junio y, a hoy, la Misión recibió el conjunto de las armas individuales registradas por las Farc”.

En este sentido, “700 armas serán puestas a disposición para dar seguridad a los campamentos de las Farc EP hasta que finalicen los puntos de concentración el 1 de agosto”.

En cuanto a las caletas, hay 77 que ya han sido extraidas hasta hoy con la ayuda de las Farc y del Gobierno, aunque “contamos con aceleración del proceso para cumplir con lo pactado antes del 1 de septiembre”.

Finalmente, Arnault expresó que “en un mundo convulsionado por antiguas y nuevas formas de violencia, el proceso de paz en Colombia (…) es motivo de esperanza para la comunidad internacional”.