Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co miércoles, 6 de mayo de 2020

La empresa elevó sus productos entre 8% y 12% en tan solo seis días, sin que su proveedor hubiese modificado también los mismos

Debido a un posible incremento de los precios en productos como máscaras de respiración o gafas y filtros protectores en medio de la crisis del covid-19, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) formuló pliego de cargos en contra de la empresa Inmadica Andina.

De acuerdo con la Delegatura para la Protección de la Competencia, la compañía habría incrementado los precios de los equipos de protección personal que comercializa en un muy corto lapso de tiempo y sin una justificación razonable.

En concreto, la SIC encontró que la empresa incrementó sus precios entre 8% y 12% en una diferencia de tan solo seis días, sin que su proveedor hubiese modificado también los mismos.

“Esto se pudo constatar después de pedir cotizaciones, revisar facturaciones. Pero además de eso, la empresa no concurrió a dos citas programadas por la Delegatura de Protección de la Competencia con el fin de presentar sus descargos. Es así como a esta empresa se le abre una investigación administrativa por presuntamente infringir las leyes de competencia”, indicó el superintendente Andrés Barreto.

Entre las posibles sanciones que podría tener la compañía en caso de que se demuestra que violó las normas de libre competencia está una sanción d hasta 100.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes (unos $87.700 millones)

Sin embargo, la SIC recordó que la compañía investigada podría acogerse al Programa de Beneficios por Colaboración y si las pruebas que entrega son adecuadas y dan cuenta de las conductas restrictivas de la competencia llevadas a cabo, eso le podría generar un beneficio de hasta 100% de exoneración de la sanción.

“Recordemos que la Superintendencia viene adelantando investigaciones desde marzo con el fin de evitar los sobreprecios, la especulación o el acaparamiento de elementos de protección personal, como lo pueden ser tapabocas, gafas protectoras, filtros de protección y máscaras de respiración”, agregó Barreto.

Desde el comienzo de esta crisis, la SIC inició un seguimiento a diferentes entidades de comercio para establecer si existían inventarios de productos básicos, conocer precios y proveedores, y dar cuenta de que no se diera un incumplimiento a los derechos de los consumidores.

Además, Barreto invitó desde hace algún tiempo a los alcaldes municipales y distritales a que verifiquen el cumplimiento de las órdenes impartidas a través de visitas administrativas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.