Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co Jueves, 7 de junio de 2012

La reconocida marca de protección solar Sol-or ya no será de uso exclusivo de la compañía Quifarma Ltda. La disputa entre las dos compañías por quedarse con el signo data del 20 de diciembre de 2010 cuando Johnson & Johnson solicitó la cancelación de uso de la marca por su falta de uso.

Así lo estableció la Superintendencia de Industria y Comercio, que, a través de una decisión de segunda instancia, decidió concederle el uso parcial de la misma a la compañía Johnson & Johnson para distinguir ciertos productos de la clase 5 de la Clasificación Internacional de Niza, como lo son productos veterinarios e higiénicos, sustancias dietéticas para uso médico, alimentos para bebes, emplastos, material para apósitos, material para empastar los dientes, entre otros.

Cuatro meses después, el 4 de abril de 2011, Quifarma Ltda hizo allegar su oposición ante la SIC bajo el argumento de que la marca es ampliamente utilizada como medicamento farmacéutico en medicina.

De acuerdo con la compañía,la solicitud de Johnson y Johnson no debía prosperar, pues debía tenerse en cuenta que la expresión Sol-or es una denominación de carácter notoria.

'La marca Sol-or es conocida ampliamente en el territorio nacional, debido a las pautas televisivas que se transmiten desde hace ya tiempo, lo anterior reafirma la notoriedad de la marca Sol-or', sostuvo la farmacéutica.

Para probar su uso, Quifarma hizo allegar a la SIC, en primera medida, la certificación de las ventas sobre este producto, las cuales, a modo de ejemplo, ascendieron en 2009 a los $3.910 millones y a los $3.930 millones en 2010.

De igual forma, presentó la facturación expedida a diferentes y reconocidas compañías como Cohan, Comfenalco Antioquia, el Centro Demartológico Federico Lleras Acosta y las Cajas de Compensación Familiar por concepto de venta, entre diciembre de 2007 hasta enero de 2011, de diferentes productos entre los cuales se encuentra la marca Sol-or.

También anexaron las facturas emitidas por Pharmaderm S.A. de Ecuador en las cuales se discrimina la venta de productos identificados con esta marca, unido a una declaración de aduana de importación de la misma.

Finalmente la farmacéutica demostró la comercialización y distribución de los productos en Colombia y Ecuador a través de CD con fotos de vitrinas que daban cuenta de la exhibición del producto, certificación de publicaciones como El Pulso y Revista Bienestar y de medios televisivos como Caracol que certifican las pautas publicitarias realizadas por la compañía.

Ante las pruebas, la Superindustria reconoció que si bien estas daban cuenta de los volúmenes de la comercialización, los cuales referían montos importantes que demostraban el uso real y efectivo de la marca, dichas cifras por sí solas no 'implicaban el carácter notorio del signo en mención, por cuanto no es extraño en la comercialización de esta clase de productos el manejo de importantes sumas por dicho concepto', dijo la entidad.

Entre tanto, al referirse sobre la existencia de las piezas publicitarias, la Superindustria dijo que estas no permitían 'establecer la existencia de una intensa promoción y campañas que deriven en un extendido conocimiento de la marca entre los consumidores'

Al referirse sobre la cobertura del registro, la SIC estableció que teniendo en cuenta que el signo se determinó exclusivamente para identificar 'productos para la protección solar tales como cremas, lociones, gel, emulsión y labial humectante', la primera conclusión permitía inferir que estos presentaban una relación de género y especie con los productos farmacéuticos, por lo que debían permanecer incólumes para estos productos.

Sin embargo, a través de la resolución 61062 de 2011, la entidad dio vía libre, tras la cancelación parcial del uso de la marca, para que el signo pudiera ser utilizado para distinguir los demás productos de esta clasificación, solicitados por Johnson & Johnson. La decisión dejó a su vez, abierto el recurso de apelación a la farmacéutica Quifarma para que la compañía intente desvirtuar la decisión de la entidad.