Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Jueves, 25 de septiembre de 2014

Este jueves el presidente de la República, Juan Manuel Santos, intervino en la versión número 69 de la Asamblea General de la ONU, escenario en el cual pidió extender el apoyo internacional del proceso de paz para la etapa del posconflicto.

El mandatario resaltó que en medio de un foro mundial donde la amenaza del terrorismo yihadista y las acciones bélicas ocupan la mayor atención, Colombia sea el país que ponga sobre la mesa una esperanza de alcanzar la paz.

“Si logramos esto que los colombianos hemos buscado sin éxito por tanto tiempo, entonces habrá una esperanza para la paz en cualquier lugar del mundo. Hoy puedo decir a la comunidad internacional que estamos más cerca que nunca de lograr esa paz”, manifestó Santos.

El jefe de Estado explicó en su intervención, los puntos acordados y en discusión en los diálogos de paz que adelanta el Gobierno con la guerrilla de las Farc en La Habana, Cuba. Incluso calificó el proceso como “serio, realista, digno y eficaz”.

El Mandatario agregó que “estamos ya asumiendo la discusión de los dos últimos puntos sustantivos, víctimas y el fin del conflicto (…) trabajamos por la satisfacción de sus derechos a la justicia, a la verdad, a la reparación y a la no repetición, pero trabajamos sobre todo, para que no haya más víctimas”, dijo el dignatario.

En ese sentido, recordó que Colombia ha sido el primer país en el mundo en reparar a las víctimas en medio del conflicto y en llevarlas a ser escuchadas ante sus victimarios en medio de una negociación de paz.

El reto, según Santos, será reincorporar a los desmovilizados, garantizar la presencia del Estado en las zonas afectadas por el conflicto, y garantizar la seguridad ciudadana, razón por la cual convocó a la comunidad internacional desde ahora.

Aun así, el Presidente de la República envió un mensaje a los críticos del proceso, al cuestionar que quienes se oponen a la paz y apoyan la guerra como única salida, piensan que “sin la guerra pierden su poder, pues se han acostumbrado a vivir y lucrarse de ella”.

Ante la comunidad internacional el presidente colombiano socializó los pilares de su segundo Gobierno, hacer de Colombia un país en paz, con equidad y el más educado de América Latina para el 2025.

Este ambicioso objetivo lo sustentó en el buen momento económico que atraviesa Colombia, donde los avances en los indicadores sociales, especialmente en la superación de la pobreza y la creación de empleo, permitirían alcanzar esa meta.