Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Jueves, 23 de febrero de 2012

El asilo parece ser la razón por la cual la jueza ecuatoriana Mónica Encalada está en Colombia.

Y no es para menos, si se tienen en cuenta las amenazas que en contra de su vida ha reportado esta funcionaria, quien tuvo relación con el proceso que el presiente Rafael Correa adelantó contra el diario El Universo, el mismo que terminó con la orden de pago a favor de Correa por US$40 millones, además de disponer una pena de tres años de prisión para los responsables de una columna en la que según el mandatario ecuatoriano fue calumniado.

'Actualmente se ha iniciado una campaña de desprestigio en mi contra por parte de la defensa del presidente Correa', señaló Encalada al tiempo que precisó que ese descrédito está relacionado con unos supuestos sobornos que ella habría recibido durante el proceso judicial. 'Ellos (los abogados de Correa) saben mejor que nadie que no soy mujer que se deja sobornar', agregó.

Las coimas a las que hace referencia son una oferta que, según ella, le hicieron de US$3.000 mensuales a finales del año pasado a través de llamadas telefónicas con el fin de que dictara sentencia a favor de Correa. Cabe anotar que la polémica decisión en contra del rotativo no fue de Encalada sino del también juez Juan Paredes a quien posteriormente le iniciaron una investigación por el fallo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.