Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Viernes, 20 de diciembre de 2013

En la segunda década del siglo XX, un grupo de empresarios antioqueños fundó la Compañía de Chocolates Cruz Roja, a la que posteriormente llamaría Compañía Nacional de Chocolates.

Durante sus 93 años de existencia ha producido productos de cacao que perduran en la mente de los colombianos, como Jet, Corona, Chocolisto o Jumbo, y fue por este último nombre que se opuso a que la empresa valluna Yumbolac registrara su nombre para identificar productos lácteos en el mercado.

En agosto de 2012, Juan José Mena solicitó a la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, el registro de la marca Yumbolac para identificar lácteos, que se inscriben en la clase 29 de la Clasificación de Niza.

Sin embargo, la Compañía Nacional de Chocolates se opuso a la entrada de la marca al considerar que podría afectar los derechos que como titulares de la marca Jumbo tienen sobre el nombre en el mercado.

Helena Camargo, abogada del bufete Posse Herrera Ruiz y apoderada de la Nacional de Chocolates, expuso en el documento que, aunque la expresión Jumbo se encuentra registrada en la clase 30 del listado internacional, es decir a los productos relacionados con el cacao, el ingreso de la marca Yumbolac para el mercado lácteo podría generar confusión en los consumidores.

“En efecto, las expresiones Yumbo y Jumbo son idénticas en términos fonéticos pues las sílabas Yum y Jum tienen la misma pronunciación, generando así el mismo impacto en el público consumidor. Adicionalmente, la presencia de la sílaba “lac” no otorga la distintividad necesaria para que la marca Yumbolac sea registrable”, señaló Camargo.

Como respuesta a las peticiones de la Nacional de Chocolates, el abogado Mena adujo, entre otros argumentos, que la entrada de la marca es válida para diferenciar productos alimenticios dado que Yumbo es un municipio del Valle del Cauca, y en ese lugar se encuentra la sede de la empresa desde hace 12 años.

Por lo tanto, no sería una expresión que no tenga un significado sino que procede de la combinación del municipio del Pacífico y los lácteos.

“Cabe anotar que si se aprecia en conjunto, el signo Yumbolac + gráfico es distintivo para los productos lácteos. Al ser un signo mixto puede tener la fuerza diferenciadora con la marca Jumbo”, señaló el representante de la empresa vallecaucana y explicó que la palabra Jumbo tiene, por lo menos, siete recordaciones diferentes en los consumidores, razón según la cual no habría posibilidad de que un solo titular explotara sus derechos.

A pesar de los argumentos expuestos en la respuesta a la oposición, la directora de Signos Distintivos, María José Lamus, afirmó que “después de un primer impacto general, los signos son susceptibles de crear confusión”, a lo que se suma el hecho de que los canales de comercialización, divulgación y distribución, si bien son marcas que identifican productos de clases diferentes, son similares dada la conexidad entre los artículos que ofrecen.

En enero de este año, Yumbolac apeló la decisión al considerar que la oficina de registro “no tuvo en cuenta que se sugirieron las recomendaciones de ubicar la marca en los productos de la clase 29 y buscar los antecedentes en los cuales se dio como resultado que el signo solicitado no tiene similares”.

Así mismo, Mena expuso que en los antecedentes de la Superindustria está la cancelación de la marca Jumbo a la Nacional de Chocolates porque los productos de las clases 29 y 30 no tienen la misma finalidad, y reclama que hayan negado la solicitud de Yumbolac con una jurisprudencia contraria a la usada en el caso anterior.

Pasados seis meses del recurso presentado por Yumbolac, el superintendente delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño, determinó que “el signo solicitado hace parte de la marca registrada, configurándose así una reproducción marcaria parcial, no siendo los demás elementos , tales como la desinencia ‘lac’ y la sustitución de la consonante ‘j’ por la consonante ‘y’, suficientes para que el consumidor pueda diferenciar los signos”.

Según las consideraciones de Londoño, existen evidentes semejanzas, lo que causa el impedimento para que el Despacho otorgue la marca Yumbolac.

Antecedentes
Yumbolac es una empresa con origen en el Valle del Cauca, pero no pudo registrar su marca para identificar los productos lácteos y no ha intentando registrar ese nombre para alguna otra clase.

Por su parte, la Compañía Nacional de Chocolates, aunque actualmente tiene la marca Jumbo registrada para diferenciar los productos de la clase 30 del listado internacional, y se pueden ver en el mercado, no ha conseguido que la oficina de registro le conceda ese nombre para distinguir productos de la clase 3 y 9 de Niza.