Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Laura Lucía Becerra Elejalde

martes, 4 de julio de 2017

La compañía de dulces no logró demostrar confundibilidad entre las marcas

Bogotá_ Ante los tribunales de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) llegó un nuevo pleito marcario. La empresa de confites Colombina S.A. apeló a una decisión de la SIC de febrero pasado donde se le concedió a Carlos Andrés Londoño el permiso para registrar su marca de panelas Realdulcinela “La Yolombina”.
Colombina argumentó ante la SIC que el registro de Realdulcinela “La Yolombina” podría generar confusión entre los consumidores por las similitudes producto de su impacto visual y gráfico. También sostuvo que ambos productos pertenecen a la misma clase Internacional de Niza, la número 30, aunque Colombina tiene registrados productos de confitería, pastelería y galletería y Realdulcinela “La Yolombina” únicamente registró panela.
Adicionalmente, la compañía de golosinas se apoyó en el criterio de notoriedad, del cual goza su marca, como causal de irregistrabilidad. Los signos notorios cuentan con una protección adicional y reciben un proceso de estudio más minucioso como resultado del reconocimiento del que gozan en un sector determinado y por el sentimiento generalizado al que está estrechamente ligado como objeto.
La SIC decidió mantenerse firme en su decisión de otorgar el registro. La defensa del despacho se amparó en el origen de ambas marcas, pues Yolombina hace relación al municipio de Yolombó, donde la producción de panela o caña panelera es una de sus actividades económicas principales. También aclaró que ambos son signos compuestos y cuentan con elementos adicionales que sirven como diferenciadores de la marca que al ser vistos como un conjunto permiten distinguirlas. Para la Dirección de Signos Distintivos el análisis propuesto por Colombina era fraccionatorio de las marcas.
El signo solicitado para los productos a base de panela, Realdulcinela “La Yolombina”, es un signo de naturaleza mixta compleja, que lleva el nombre escrito en un tipo de letra especial y va acompañado por la figura de un horno envuelto en cañas, una alusión clara a la industria que representa. Por su parte, la marca registrada Colombina, se puede analizar como una familia de marcas que identifica a varios productos que tienen rasgos en común que generan una alta recordación y distintividad, también asociado al hecho de que es una marca notoria.
De acuerdo con Pablo Andrés Delgado, abogado especialista en propiedad intelectual de la Universidad Externado, el análisis que hace la SIC de la marca Realdulcinela “la Yolombina” es adecuado porque revisa la integralidad del signo y no lo toma como elementos aislados, lo cual “llevó a concluir lógicamente que la marca solicitada tiene la aptitud y fuerza suficiente para identificar sus productos, permitiendo a sus consumidores identificar fácilmente el origen empresarial y diferenciarlo frente a otros de Colombina”. De este modo, la marca de panela conservó su registro a pesar de la notoriedad de Colombina.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.