Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Nathalia García

sábado, 21 de noviembre de 2015

En su concepto se ha interpretado erróneamente el papel de las Naciones Unidas y explicó que el Consejo de Seguridad no impondría nada “se volverá un árbitro de un mandato que previamente se ha acordado con las partes en conflicto”. Es decir no impondrá su postura, sino que esta será determinada por las Farc y el Gobierno Nacional.

¿Cuál es el momento pertinente para realizar un cese al fuego: antes, durante o después de las negociaciones? 
Todo conflicto encuentra su momento, depende de la negociación y coyunturas por las que transite, es decir, en el caso del conflicto colombiano se tiene una agenda trazada y entre los puntos a debatir, el cese al fuego es una de las etapas por resolver.

A pesar que durante estos tres años en La Habana se hayan realizado períodos de cese al fuego...
Un cese al fuego definitivo solo se alcanza por la vía bilateral. Cuando son dos los actores del conflicto y uno cesa el fuego de manera unilateral, se entiende como concesión, pero nunca es definitivo ni irrevocable.

¿Qué es una operación de paz de Naciones Unidas, y cuál sería el rol del Consejo de Seguridad en el evento de un cese al fuego definitivo?
Las operaciones de paz son una  figura que no está regulada en la Carta de Naciones Unidas que se conoce como el capítulo seis y medio, y que entre otras cosas prestan un servicio de verificación. Ese es el gran debate en este momento, el cual gira alrededor de si es conveniente que las Naciones Unidas entren a ser un verificador del Acuerdo de Paz en Colombia entre otras cosas, del cese al fuego bilateral.

¿Por qué se cuestiona que la ONU se involucre?
Se cuestiona porque lamentablemente en el país no se ha entendido que las operaciones de paz tienen unas características propias, una regulación propia, generada por practica de Naciones Unidas que en 67 años ha lleva 70 operaciones de las cuales 16 de ellas están vigentes. 

Se trata la actividad operacional más frecuente en el quehacer de la ONU; sin embargo, en Colombia las desconocemos completamente. Entonces, la lógica aquí es entender que el Consejo de Seguridad no va a ser autónomo para determinar cuál va a ser su actuación en el proceso de verificación, por el contrario, esta no es una actividad del capitulo VII de la carta donde se adoptan medidas coercitivas. 

Los actores del conflicto negociarían con Naciones Unidas, en este caso a través de la Secretaria y eso lo aprobaría el Consejo de Seguridad, el resultado de esa negociación será el mandato que podrá ejercer la ONU en Colombia.

¿No hay una imposición, o una intervención, todo lo que haga Naciones Unidas en Colombia se deberá consentir por las partes del conflicto? 
Esa negociación se convierte en el mandato que queda plasmada en una resolución del Consejo de Seguridad y eso es lo que van a hacer cumplir eventualmente Cascos Azules, si es que se autoriza su entrada, no necesariamente se trata de personal militar, muchas veces son civiles o ambos.

¿El papel de la ONU no solamente se limitaría al hecho que no haya hostigamientos sino en los acuerdos  en términos de justicia, de inclusión política? 
Lo ideal a mi modo de ver es que sea así; sin embargo, eso dependerá de lo que negocien los dos actores en conflicto, Gobierno, Farc con Naciones Unidas. Ese es el gran problema de las operaciones de paz que han fracasado como las dos de Somalia donde había limitaciones de actuación de las tropas norteamericanas porque el mandato que negoció con Naciones Unidas solo buscaba mantener un corredor humanitario, entonces parte de las dificultades es no poder actuar más allá de lo negociado.

¿Cuál es la clave para la participación exitosa de la ONU?
La clave es que, primero, todos los actores del conflicto negocien con Naciones Unidas, es decir, que no sea solo el gobierno colombiano porque puede suceder lo que vimos en la Operación de Ruanda donde las fuerzas belgas de Naciones Unidas estaban limitadas por los acuerdos materializados en el mandato, el cual no era reconocido por todos los actores.  Entonces este tiene que ser muy claro y que las dos partes estén de acuerdo con lo que le autorizaron a ONU sobre la base de lo que negociaron. En el caso colombiano, si eso se logra es más que conveniente la participación de las Naciones Unidas en el proceso de la consolidación de la paz en Colombia.

Las  Naciones Unidas se volverán un árbitro que va a aplicar un reglamento que previamente ha sido aprobado por las dos partes, a favor o en contra de cada una de ellas. 

¿Financiación?
Hay dos formas de financiamiento no exclusivas de las operaciones de paz. Se conoce como la lógica de la responsabilidad colectiva: todos los estados tienen que aportar una cuota. De lo que se paga, hay un presupuesto para operaciones de paz. Si no hay suficiente dinero, el Consejo solicita una colaboración con tropas, armas y otros recursos a los miembros.

Las opiniones

Walter Arévalo
Abogado y politólogo de la U. Rosario
“La intervención de la ONU sí debería darse en la verificación de los acuerdos porque se aplicaría toda la experiencia del Consejo de Seguridad y actuaría como un tercero imparcial, a modo de veedor”.

Andrés Molano
Abogado y esp. En derecho constitucional
“Hay que buscar una forma de acompañamiento y verificación por parte de la ONU que no implique una incontrolable internacionalización del posconflicto pues considero que eso tiene muchos riesgos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.