Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Salud Hernández-Mora viernes, 26 de agosto de 2016

En esta época en donde la paz con las Farc lo atraviesa todo, Aníbal Rodríguez se antoja un personaje perfecto para analizar el sector en la actual coyuntura. Tres años y tres meses secuestrado por la guerrilla y empresario de la construcción de vieja data, además de Presidente de Camacol Huila.

¿Cuál obra de infraestructura necesita urgente el Huila para su desarrollo?
La conexión con el Ecuador, la salida al Pacífico y la conexión con la Amazonía.

¿Solo son posibles con el acuerdo de paz con las Farc?
Estamos en la mitad entre el Caquetá, el Putumayo y el Cauca, rodeados de conflicto armado fuerte. La paz con las Farc es fundamental para nosotros, va a liberar el potencial de esos tres departamentos que van confluir en el Huila. Hay un efecto multiplicador a nivel económico y desarrollo social.

Es pregunta recurrente ante la visión de decenas de edificios y conjuntos residenciales nuevos, pero ¿estamos ante una burbuja?
No, no es una burbuja. Hay una confusión en el mercado cuando se habla de burbuja inmobiliaria porque tiende a compararse con un incremento importante en la actividad edificadora. 

La burbuja no necesariamente tiene que ver con incrementos de esa naturaleza. Aquí no ocurre como en España, aquí no hay burbuja porque el inventario de la oferta que está pendiente por vender es muy pequeño, no sobrepasa en el peor de los casos 7%.

¿Con qué porcentaje vendido se empieza a construir en Neiva?
Con 60% o 70% de preventas. Desde la crisis de 1990 hemos sido muy cuidadosos porque casi todas las empresas se quebraron en la época. Hoy, cuando un constructor inicia una obra es porque ya tiene pre-vendido 60% o 70% de la obra. Nosotros hemos llegado incluso a 80% o 90% de preventa.

¿Los precios no se han disparado como en Bogotá?
El incremento de los precios de la construcción en las ciudades intermedias de Colombia ha estado muy parecido al de la inflación. Incluso en Neiva en los últimos dos años el precio de la vivienda nueva ha crecido por debajo de la inflación.

Nada que ver con Bogotá, que es de locos...

El fenómeno de Bogotá es producto de un exagerado crecimiento en el costo del suelo, porque se acabó en Bogotá y el poco disponible se disparó. 

Uno encuentra en Bogotá proyectos donde el lote tiene una participación en el costo del 25% o 28% y más del valor final de la vivienda. En Neiva está entre 8% y 10%, luego no tiene nada que ver.

¿Cómo explicar que Neiva, de un momento a otro, crezca de esa manera?
Varias explicaciones. La primera, a partir de 1990, cuando se presentan grandes problemas de seguridad, Neiva fue acumulando una demanda que no se materializó porque la gente no invertía y empezó a guardar su dinero por temor a la extorsión y el secuestro. Esa demanda se libera cuando las condiciones de seguridad empiezan a cambiar, desde 2005 y 2006.

Pero es mayor en estos últimos años...

La segunda razón es que Neiva se convirtió en el centro del sur del país. Empezó a ser una ciudad prestadora de servicios de toda índole para el departamento del Huila, parte del Cauca, sur del Tolima, el Caquetá y el Putumayo. Eso generó en torno a Neiva una población flotante cercana a los dos millones de personas.

¿Tanto?
En términos de demandantes potenciales, de gente que viene a hacer negocios aquí. El sector servicios en Neiva creció tanto que ayudó a generar una clase media en la ciudad con un poder de compra que ha ido creciendo y es la que empezó a generar demanda por proyectos de vivienda. 

El tercer factor es que Neiva concentra la actividad agropecuaria y la poca industria que hay en el departamento del Huila. Y la economía de hidrocarburos generó una plataforma de servicios para competir en todo el país. Aquí se asentaron muchas empresas que la crisis del petróleo ha pegado durísimo.

Lo han tenido que notar en su sector...

Hemos sentido el bajón en los estratos medios y medios altos.

¿No han encontrado todavía un sustituto?
No. Pese a todo, se ha logrado que la industria de la construcción se mantenga y se aumente. Hemos girado hacia la vivienda de interés social y la de interés prioritario, apalancados en los programas del gobierno nacional. Este año vamos a estar creciendo por encima de las cifras del año pasado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.