El Colombiano Jueves, 22 de marzo de 2012

Ad portas de elegir el nuevo fiscal, el ex ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, se refirió a la elección y al caso que se lleva en su contra por el sonado escándalo de Agro Ingreso Seguro, AIS.

¿Qué opina sobre la decisión que anuló la elección de la fiscal Viviane Morales?
Lo único que puedo decir es que me persiguió, me aplicó procedimientos y métodos para tenerme en la cárcel que son injustos y que se alejan de la verdad. La mejor prueba de que fui un perseguido político de Viviane Morales fue su discurso de despedida de la Fiscalía. Fue un discurso político, en el que a la única persona que atacó fue a Andrés Felipe Arias, repitiendo mentiras y ultrajes contra mí.

¿Por qué asegura que lo persiguió la anterior fiscal y cómo explicar que lo haya hecho también con otros funcionarios de la administración Uribe?
Primero, el esposo de la fiscal fue el compadre, el socio, el amigo de los narcoparamilitares que fueron perseguidos y extraditados por el expresidente Uribe.

Segundo, en la época del Proceso 8000, quien hoy es mi apoderado y abogado, el exmagistrado de la Corte Suprema, Jorge Aníbal Gómez, acusó y envió a la cárcel a Carlos Alonso Lucio, esposo de la exfiscal.

La Fiscalía dice tener más de 1.500 pruebas en el proceso que se lleva en su contra. ¿Una más o una menos es así de importante en este proceso?
Hemos llegado a un punto del proceso en el cual el conjunto de pruebas tiene un gran componente que es común entre la Fiscalía y la defensa. Hemos podido desmontar más de 700 pruebas que decía tener la Fiscalía en mi contra y las vamos a desmontar todas.

¿Pese a que los delitos que se le imputan son tan graves, el de celebración indebida de contratos y peculado?
Es muy importante insistir en que a mí no se me acusa de haberme robado un peso, de haber desviado recursos del Estado, o de haberme enriquecido ilícitamente. Se me acusa de haber celebrado unos convenios de ciencia y tecnología con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que es, nada más ni nada menos, que el brazo agrícola de la OEA. Convenios idénticos a los que han celebrado y siguen celebrando todos los ministros que me antecedieron y me sucedieron.

A renglón seguido, me acusan de un peculado. Esto, que parece surrealista y caricaturesco, es verdad: peculado con el IICA. Yo pregunto: ¿'Con quién cometí el peculado en el IICA'? No me dicen nada.

Y lo del fraccionamiento de los predios que hicieron.¿Cómo explicar eso. Por qué esas personas están libres y usted, no?
Es lo que he llamado el mundo al revés. Los únicos en la cárcel somos el director del Incoder, Roberto Campo Soto, y el ex ministro Andrés Felipe Arias. En prisión sin haber sido condenados, porque dizque somos 'un peligro para la sociedad'. Mientras tanto, el puñado de personas que le hicieron la trampa al programa están siendo protegidos por la Fiscalía. No sólo están libres, sino protegidos por quien los debería acusar por los delitos cometidos por ellos.

Su defensa ha pedido la declaración del expresidente Uribe y del presidente Santos. ¿Qué se busca con ello. Cuáles son sus expectativas frente a los que ambos puedan decir?
Nosotros vamos a pedir que se llame a declarar a muchas personas, no sólo al expresidente Uribe y a Juan Manuel Santos, sino a quienes como ellos conocieron la forma en que se adelantaban los programas en el Gobierno.

Hay una nueva terna para elegir al fiscal. ¿Qué significa para Usted ese cambio. Lo beneficia, lo perjudica?
Lo único que le puedo pedir a quien resulte elegido es que examine mi caso sin apasionamientos, sin sesgos, con rigor jurídico. Que no cometa el mismo error de la anterior fiscal.