Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co lunes, 9 de agosto de 2021

Homicidio y hurto lideran el ranking con 21.117 y 17.952 casos, respectivamente; los delitos son cometidos en su mayoría por hombres

Las cifras más recientes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) revelaron cuáles son los delitos con más condenas en el país. Los números de la entidad sirven para hacer una radiografía de las causas que están detrás de los actos delictivos. Cabe aclarar que la estadística está basada en cifras intramurales.

En palabras del penalista Andrés Acosta Bohórquez, “en estas estadísticas no estarían las personas en prisión domiciliaria, ni los ciudadanos con las penas suspendidas, ni mucho menos las personas que evaden el cumplimiento de la sanción penal”.

Pese a la aclaración, los números del Inpec retratan ciertos patrones de comportamiento que derivan las sentencias carcelarias del país. A continuación, le presentamos un balance de las cifras con algunas consideraciones de expertos.

Top 10 de los delitos

Las cifras de la entidad revelaron que en el primer lugar de los delitos con el mayor índice de condenas está el homicidio. El reporte establece que 20.312 condenas intramurales pertenecen a hombres, mientras que 805 están relacionadas con el sexo femenino.

Estos números arrojan un total de 21.117. Según el socio director de Castro Muñoz & Abogados, Juan José Castro Muñoz, una persona que incurra en asesinato podría tener una pena hasta de 450 meses de prisión. “Lo anterior, en un escenario en que haya homicidio simple, porque el caso puede agravarse cuando, por ejemplo, una persona mata a otra para robar un celular. Ante ese caso, la pena puede quedar entre 400 meses de prisión a 600 meses”, dijo.

El segundo delito más perpetrado según las cifras intramurales es el hurto. Con un total de 17.952 condenas, en que 17.006 pertenecen a hombres y apenas 946 a mujeres: este delito tiene algunas particularidades que vale la pena destacar. Castro Muñoz aseguró que el hurto tiene algunas variaciones punitivas particulares. “Por ejemplo, cuando el valor de la cosa robada no es superior a 10 salarios mínimos, la pena no podrá ser mayor a 36 meses”, dijo.

Por otro lado, el hurto calificado puede acarrear una pena de 6 a 14 años. “Se da cuando la persona hace violencia sobre las personas o las cosas para cometer el delito. Por ejemplo, cuando se utiliza un puñal o se aprovecha la inferioridad física. Por temas de robo a bienes públicos, como acueducto o alcantarillado, puede acarrear penas de 5 a 12 años”, agregó.

En el tercer puesto del ranking está el concierto para delinquir, el cual es un tipo de acción penal que persigue a las personas cuando se reúnen o se asocian para cometer delitos de una forma determinada en el tiempo. “Se tiene que diferenciar de la coautoría que solo se presenta una única vez a diferencia de las grandes condenas, por ejemplo, en temas de paramilitarismo en que personas se asociaron para cometer muchos delitos.

Las reuniones y la decisión de cometer los crímenes puede acarrear penas desde 48 meses hasta 108 meses de prisión. Adicionalmente, el top 10 contiene otros delitos como tráfico de estupefacientes (13.255 condenas), porte de armas de fuego (13.634), actos sexuales con menores de 14 años (4.731); también está presente el delito de extorsión y acceso carnal violento, los cuales cuentan con 2.686 y 2537 condenas, respectivamente.

Consideraciones adicionales

El hecho de que el top esté liderado por los delitos anteriormente mencionados y que sean perpetrados en su gran mayoría por hombres obedece a algunas razones criminalísticas. Acosta Bohórquez explicó que hay determinados delitos que aparecen más en las estadísticas porque su persecución es más fácil. “Los hurtos, normalmente, cuando se vinculan al proceso penal se dan porque fue a través de una captura en flagrancia, lo cual facilita la labor investigativa de la Fiscalía. Hasta cierto punto también sucede con los homicidios, que pueden ser encontrados en flagrancia”.

El abogado agregó a la definición un ejemplo práctico: una persona que suba a un medio de transporte a robar con un arma de fuego o arma blanca es más susceptible de ser perseguida y condenada por las autoridades. No es el mismo caso con los crímenes de cuello blanco. “Perseguir un fraude a subvenciones o una administración desleal requiere hacer profundos análisis documentales y valoraciones de expertos de otras áreas como ciencias contables”, dijo.

Según el abogado, este tipo de delitos cuentan con un agregado, el cual es la habilidad intelectual de las personas, quienes tienen la capacidad de cometer delitos de mayor complejidad. “Al ser difíciles de perseguir, se verán menos en las estadísticas”, agregó.

LOS CONTRASTES

  • Juan José CastroSocio director de Castro Muñoz & Abogados

    “El concierto para delinquir se agrava cuando tiene la finalidad de cometer genocidio, traficar personas o cometer actos de terrorismo”.

  • Francisco BarbosaFiscal General de la Nación

    “Tenemos que ser expertos, con capacidad investigativa, en perseguir criminales en todos los territorios. Debemos hacer un trabajo articulado para perseguir la criminalidad”.

Como dato final, se debe establecer que el hecho de que los hombres incurran en más delitos se debe al uso de la fuerza como forma de intimidación. “Los homicidios cuando se suscitan en riñas, son situaciones perpetradas por hombres”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.