Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Lunes, 26 de agosto de 2013

No ha sido posible que la Universidad Central de Colombia registre su marca IdeeMining ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) comprendida en la clase 35 de la Clasificación Internacional de Niza, por la similitud con el nombre Topen Mining de la firma Topen Oil & Gas Services SA.

La SIC falló en oficio según la Decisión 486 de la Comunidad Andina, en la cual se determina que “a la Oficina Nacional Competente le corresponde realizar el estudio de registrabilidad, el que es obligatorio y debe llevarse a cabo aún en el caso de que no hubiesen sido presentadas oposiciones”.

Al realizar la búsqueda de signos con expresiones similares se encontraron con la marca Topen Mining. En el análisis comparativo se determinó que “el signo solicitado reproduce parcialmente la estructura gramatical de la marca previamente registrada sin que el reemplazo de la expresión ‘Topen’ por ‘Idee’ permita establecer una clara diferenciación entre los signos en conflicto, dada la fortaleza del componente nominativo común entre ambos signos”.

De esta manera, la coincidencia fonética de ambas palabras, según la autoridad nacional, puede terminar en la confusión por parte del consumidor al momento de adquirir el servicio de alguna de las dos instituciones.

Además, ambas marcas tienen los mismos canales de producción, distribución y reproducción de servicios; lo que implica un doble riesgo en el caso de que registrar el signo, indica la Superindustria.

La compañía Topen Oil & Gas Services SA desarrolla proyectos de ingeniería y adelanta obras de infraestructura y servicios en la industria de energía, petróleo y gas en el país. En el catálogo de clientes, cuentan con firmas como Ecopetrol, Pacific Rubiales, Chevron y Terpel.

Por su parte, la Universidad Central cuenta con el Centro de Investigación de la Facultad de Ingeniería (Cifi), en donde se enmarca el proyecto de IdeeMining.

Eduardo Castaño, miembro de Cifi, explica que el signo está escrito en inglés y no en español por una idea de universalidad, y que el proyecto se desarrollo en la Institución por ser representantes de una institución europea.

“El nombre original está en alemán porque este es un producto que ha desarrollado la Universidad de Münster y nosotros lo trajimos acá, somos los representantes en América Latina. El objeto de este modelo de trabajo es el desarrollo un taller de 8 horas semanales con 12 personas para resolver un problema especifico hacia una respuesta especifica”, explica el investigador.

Si bien Castaño no es el representante legal, afirma que “la palabra ‘Mining’ es un nombre genérico y lo pusimos en inglés porque es más universal que en español. La expresión quiere decir Minería de Ideas”.

Para Emilio García, abogado especialista en propiedad intelectual, “la Universidad Central tendrían que haber apelado porque es muy frecuente que la División de Signos Distintivos tenga un criterio y la Delegatura para la propiedad industrial tenga otro. Estos criterios son de identidad gramatical, fonética e ideológica; pero cuando son palabras en inglés, ese análisis es menos riguroso porque para el común de los consumidores el significado no se entiende”.

Además, “los símbolos gráficos tienen elementos que los diferencian “, dice el especialista.