Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 6 de noviembre de 2019

La situación del funcionario es tal que muchos de los congresistas de los partidos que apoyan al gobierno no le salvarán de la sanción

El ‘aire’ político que le podría quedar al del ministro de la Defensa, Guillermo Botero, para salvarse de la moción de censura el próximo 13 de noviembre es cada vez menor en el Senado de la República. La situación del funcionario es tal que muchos de los congresistas de los partidos que apoyan al gobierno no le salvarán de la sanción.

Aunque Botero volvió a insistir en la mañana del miércoles que no supo en su momento que había menores de edad en el bombardeo contra un campamento en donde murieron al menos 7, entre ellos una niña de 12 años, no le ha sido suficiente para que salga bien librado de la máxima sanción que políticamente se le puede aplicar, que sería la destitución de su cargo y que podría darse en próximo miércoles 13 de noviembre.

Su destino incierto se fue ratificando en la tarde de este miércoles cuando el Partido de la U, una de las colectividades que hacen parte de la coalición de gobierno, determinó que votará en su contra. Así lo ratificaron 11 de los 14 senadores de esa bancada tras una reunión de partido.

Aurelio Iragorri, el presidente de la U, manifestó que “la decisión de los miembros de la bancada del partido es continuar con el respaldo a la moción de censura para votar afirmativamente en bancada para que sea removido el ministro de Defensa. Tomamos la decisión exponiendo que este partido respalda el monopolio de las armas en manos de las Fuerzas Militares, no es una decisión para afectar las fuerzas militares ni sus acciones en contra de aquellos que afectan la seguridad nacional”.

Según Iragorri, “no se puede aceptar los embustes, las mentiras y la falta de coherencia expresada en el debate por el ministro en donde se dan a conocer unos hechos muy graves en acciones que se dieron de baja a niños que no pueden ser calificados de guerrilleros y que ocultan esa información no solo a la opinión pública sino al presidente a quien expresamos nuestro respaldo”.

Y frente a las cuestionamientos sobre si de esa forma la U se saldría de la alianza de gobierno, Irragori precisó que “la colectividad mantiene su independencia crítica y cuando se da cuenta de situaciones tan graves como las expresadas por el senador Barreras, con respecto a la violación de los Derechos Humanos y los derechos de los niños, no puede guardar silencio en torno a una declaración política que violaría con el propio silencio los derechos humanos del pueblo colombiano que están por encima de los intereses partidistas”.

A estos 11 votos de la U se sumarían los 14 del Partido Liberal, que también en reunión de bancada el martes, previo al debate, ratificó que darán el sí porque Botero salga del cargo. Ante los rumores de que el liberalismo estaría planteando cambiar su postura luego de haber escuchado a enviados del gobierno, el propio jefe del liberalismo, expresidente César Gaviria Trujillo, ratificó que estarán del lado de la sanción a Botero.

Con estos dos partidos la moción ya tendría 25 de los 55 votos que se requieren para que la moción se le aplique. 16 votos más vendrían del Partido Cambio Radical, el cual desde el mismo debate en la noche del martes, le notificó a Botero que votarán el 13 de noviembre por su salida, eso por la falta de resultados en su gestión frente a la cartera de la Defensa.

Con Cambio Radical, las cuentas por aplicar la moción ya irían al menos 41 votos, esto porque no se descarta que algunos senadores muy cercanos al gobierno -como por ejemplo los del sector de la casa Char, Arturo Char y Luis Eduardo Diaz-Granados- apoyen al Ministro.

La cifra de los 55 votos para que triunfe la moción de censura se pasaría de manera amplia si los cálculos de votos a favor de sancionar a Botero se mantienen: la Alianza Verde (9), el Polo Democrático (5), Partido Farc (5), Decentes (3 incluyendo a Gustavo Petro) indígenas (2), darían para un total 66 votos.

Los respaldos

En este escenario político, a Botero entonces tan solo le estaría quedando el apoyo irrestricto del partido de gobierno, el Centro Democrático, el cual le asegura 19 votos a su favor, comenzando por el del expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien fue su principal defensor en la sesión de la moción de censura del martes en la noche.

A estos 19 votos se suman 6 más, que son tres senadores del partido Mira y los tres senadores de Colombia Justa y Libres, partidos cristianos que están en la coalición de gobierno.

El otro gran aliado de Botero, el Partido Conservador, tan solo se pronunciará de lleno sobre cómo va a votar el martes próximo, cuando se reúnan en bancada. Por ahora la postura es clara: la moción de censura la votarán contra, pero algunos de sus dirigentes, como el senador Juan Diego Gómez sí plantean que el ministro tiene que renunciar antes de la sesión del miércoles 13.

Los conservadores son 14, y un voto más del senador Johnatan Tamayo, de la Alianza Social Independiente (ASI), con lo cual alcanzarían tan solo 40 votos para negar la moción.

La votación

La mayor voz del Senado, su presidente Lidio García, en un mensaje al ministro Botero le invitó a que dé un paso al costado y evite así la votación de la moción.

“Esta es una moción que tiene mayorías absolutas, la recomendación al Ministro es que renuncie y que no se someta a este tipo de situaciones bastante incómodas para nosotros como para él”, manifestó el dignatario del Senado.

Respecto a la forma de cómo se hará la votación de la moción, indicó que solo hasta final de la semana lo anunciará. “No he definido qué tipo de votación, es potestativo del presidente del Congreso, lo estaré decidiendo al final de la semana”, señaló luego de que se conocieron dos posturas frente al tema.

El proponente de la moción, Roy Barreras, inicialmente había pedido que fuera secreta, pero tras la decisión de su partido de la U de votar a favor la moción, indicó que no se hace necesario sea privada.

Lo que sí reclamó Barreras es que la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, no “llame a nuestros congresistas para que no voten la moción, porque la sangre de nuestros niños no se puede tapar con mermelada”.

Otras posturas en el Senado indican que así Botero se vaya del cargo antes de la moción, la misma se deberá cumplir el miércoles, porque el reglamento así lo precisa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.