123RF

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla martes, 23 de abril de 2019

Inversión tecnológica y planes de riesgo son vitales para afrontar tiempos difíciles

En el mundo de las firmas de abogados hay tres elementos que, según estudios internacionales, han empezado a generar situaciones de crisis empresariales, estos son: el manejo reputacional del bufete legal, la filtración de información confidencial en la compañía y ser relacionados en casos de corrupción.

Las crisis reputacionales son la principal amenaza en el mercado legal. Así lo han definido estudios de consultoras internacionales sobre los diez primeros riesgos que debe afrontar toda compañía. La imagen que proyecta una firma de abogados es fundamental para conservar relaciones de confianza con sus clientes.

Es por esto que Antonio Leal, consultor de la firma internacional Adam Smith Esq, dijo que “es importante tener protocolos y programas para prevenir las crisis, por ejemplo: planeación de la sucesión de clientes claves y de la administración de la firma; protocolos de ciberseguridad; y programas de capacitación anticorrupción para abogados”.

El segundo elemento es el de la protección de datos personales e información confidencial. Según la consultora Kpmg tan solo 15% de las firmas de abogados invierten en procesos de tecnología. Según los expertos esta falta de preparación podría ocasionar que se generaran filtraciones confidenciales que podrían aumentar la desconfianza de la clientela, e incluso se podría traducir en demandas multimillonarias.

El tercer elemento para una crisis está en la cumbre de la organización. La división de los socios y la desconfianza interna son dos ingredientes que pueden llegar a cocinar un fracaso estruendoso al interior de un bufete de abogados.

Para combatir esto, Sergio León, director de Desarrollo de Negocios y Mercadeo de la consultora legal Time Manager, recomendó a las firmas que en épocas de crisis sean transparentes y cuenten con programas organizacionales que proyecten una imagen de cumplimiento dentro del mercado. “Uno de los errores más comunes en un episodio de crisis es reaccionar apresuradamente sin un plan de acción”, explicó León.

Según los expertos consultados, este mismo plan de acción en una firma para atender las épocas de crisis debe buscar recuperar la imagen en el mercado. También se recomienda designar un programa anual de prevención de riesgos empresariales y definir protocolos internos para controlar los escenarios caóticos.

Santiago Trillos, socio de la consultora Practice 360, dijo que: “los abogados viven de su reputación, y para construir una buena reputación se demandan años de esfuerzo y dedicación. Pero tan solo basta con un instante de crisis mal manejada para que todos esos años de trabajo se vengan al suelo y la firma se pierda en el mercado”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.