Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co viernes, 8 de mayo de 2020

Tatiana Carrillo, directora del área de marcas y derecho de autor de Lloreda Camacho & Co, dijo que la propiedad intelectual es clave

Entre muchas de las entidades que se vieron obligadas a cesar sus actividades a raíz de la pandemia del covid-19, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) es una de las pocas que no ha parado y menos en una de sus áreas donde recibe una gran cantidad de solicitudes: la propiedad intelectual.

En entrevista con AL, Tatiana Carrillo, directora del área de marcas y derecho de autor de Lloreda Camacho & Co, explicó el “gran papel” que juega esta área en estos momentos.

¿Cómo ve el panorama de la propiedad intelectual en esta época de covid-19?
Muy activo y retador. Los titulares de la propiedad intelectual saben que en tiempos de crisis e incertidumbre sobre la economía los activos intangibles deben protegerse aún más y tomar las acciones del caso para mantener su valor en el mercado.

Así mismo, las compañías se están reinventando, los laboratorios farmacéuticos están realizando investigaciones científicas sobre el covid-19, diferentes industrias están trabajando en la elaboración de equipos médicos que puedan ayudar a superar las necesidades de los hospitales, y durante estas semanas se ha visto la creación de nuevos productos por diferentes compañías para ser utilizados durante esta crisis. Sin duda la propiedad intelectual tiene un gran papel en este momento, para seguir impulsando la creatividad y la innovación.

El mundo de la propiedad intelectual es muy activo y está totalmente amarrado a la tecnología y los avances de la ciencia, por lo tanto, no va a parar.

LOS CONTRASTES

  • Ana María Castro Socia de Lloreda Camacho & Co

    “Es posible que muchas áreas de I+D estén enfocadas temporalmente en otro tipo de tareas, o que por prevención se disminuya temporalmente la inversión dirigida a proteger la propiedad intelectual”.

¿Cuáles cree que van a ser los mayores retos en estos momentos en materia de propiedad intelectual?
La forma de comercialización de los productos y servicios cambió y ahora el reto es online, lo que lleva sin duda a que muchas empresas que aún no habían entrado al mercado digital se vean obligadas a entrar a este mercado rápidamente para empezar a comercializar sus productos y servicios. Sin duda esto conlleva un gran reto para los abogados de estas compañías que deberán comenzar a pensar desde la forma como deberán comunicarse con sus consumidores y la publicidad que realizarán de sus productos en estos tiempos en donde el consumidor espera recibir mensajes con más humanidad, confianza y emoción, hasta analizar las posibles infracciones que se realizarán por internet de sus productos y las diferentes acciones que se deban iniciar para proteger las marcas y la reputación de la compañía.

Otro de los grandes retos es como incentivar y así mismo proteger la creación de todo lo que venga en los diferentes campos, ya sea el de la tecnología con nuevas aplicaciones, equipos y productos que nos van a servir para trabajar y hacer todo desde las casas o en los lugares de trabajo, pero con las nuevas normas de distanciamiento social.

¿Qué opina del funcionamiento de la SIC en pandemia?
En este momento, muchas de las entidades públicas están cerradas y sin atención al público. Por el contrario, la Delegatura de la Propiedad Industrial de la SIC no ha suspendido en ningún momento sus actividades y a través de su Sistema de Propiedad Industrial (Sipi), todas las solicitudes de registro tanto de marcas y patentes se han podido presentar, así como las afectaciones de los derechos de propiedad industrial, como renovaciones, traspasos, licencias de uso.

¿Cuáles son los aspectos más importantes que hay que considerar al administrar los activos de P.I. de una empresa?
Siempre buscar la mejor forma de protección de las marcas, los nuevos diseños de productos, a través de sus registros ante la autoridad competente, para que, de esta forma, la compañía pueda evitar copias infractoras y usos no autorizados por parte de terceros de sus activos intangibles.

Las marcas tienen un valor muy importante en el éxito de una empresa, pues a través de éstas las empresas dan a conocer su producto al consumidor y se diferencian de los de los competidores. Por esta razón, de no estar protegidas, será muy difícil que frente a una imitación o una marca similar que genere confusión al consumidor se puedan iniciar acciones legales contra dicha imitación, viéndose el consumidor afectado, pues claramente su lealtad a la marca podría verse afectada.

Lo mismo sucede con el desarrollo de nuevos productos. Las empresas deben siempre pensar en proteger sus creaciones para que de esta forma puedan defenderse de terceros que de mala fé imiten estos productos, que seguramente las compañías han invertido grandes sumas de dinero para crearlos y comercializarlos.

Adicionalmente y en estos momentos en que las compañías están trabajando de manera digital, es muy importante revisar la confidencialidad en temas de secretos industriales, y en mantener la información vital de la compañía muy protegida frente a terceros, y tener todas las medidas tecnológicas del caso frente a sus sistemas de software, con el fin de proteger sus secretos industriales. Sin duda hoy hay nuevos retos para las compañías sobre la forma de manejar su información confidencial frente a este distanciamiento de trabajo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.