Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co Lunes, 3 de diciembre de 2012

Las cifras del Consejo Superior de la Judicatura sobre el costo del paro de la Rama Judicial, dicen que son más de $85.500 millones las pérdidas y al menos 163.900 diligencias dejadas de realizar.

Pero en estas cuentas no entran las de los establecimientos comerciales, pequeños negocios en su mayoría, apostados siempre a los alrededores de los complejos judiciales, a los cuales dicha parálisis, que en algunas zonas del país incluyendo Bogotá ajusta ya 52 días,  también los tiene quietos.

Son una gran cantidad de hoteles, restaurantes, papelerías, fotocopiadoras y realizadores de documentos como notificaciones, edictos, pólizas o embargos, que operan cerca a  los despacho  y que han tenido grandes problemas económicos, algunos al punto de la quiebra,  en los últimos dos meses por culpa del paro judicial. 
 
Nadie lleva estas cuentas y a decir verdad, no se tiene una cifra concreta de cuánto estos comerciantes han perdido y de cuánto esta pequeña economía ha dejado de mover. Pero a a juzgar por los cálculos de los mismos comerciantes, para algunos la parálisis es hasta de 100%.
 
Por ejemplo, cerca a los juzgados del centro de Bogotá, hay dos papelerías que derivan sus ingresos únicamente de los procesos judiciales.
 
Comercio paralizado
 
De acuerdo con Nathaly Buitrago, administradora y propietaria de JurisPolis (papelería que está ubicada entre los juzgados de ejecución de penas y  laborales), la afectación ha sido de un 100% porque la papelería depende exclusivamente de los juzgados del sector. 
 
Buitrago aclaró que entiende la reclamación de los empleados judiciales pero que su negocio se ha visto en problemas.
 
 “En un mes normal cuando no estaba en paro, la papelería vendía alrededor de $4 millones, ahora los ingresos solo alcanzan para pagar los gastos”, agregó. 
 
Así mismo, los restaurantes han evidenciado una significativa reducción en sus clientes habituales. Para  José Galarda, administrador del Restaurante Bogotá  la afectación del negocio por el paro judicial llega al 40% de sus ventas.
 
“El Gobierno debería llegar a un acuerdo pronto porque los comerciantes nos estamos viendo muy afectados. Ahora vienen las vacaciones que van hasta enero, eso quiere decir que es otro mes más en pérdidas”, aclaró. 
 
De la misma manera, los hoteles se han visto afectados por la disminución de los abogados que vienen a hacer diligencias y buscan estratégicamente hospedarse cerca a los juzgados.
 
Eliana Torres, administradora del Hotel de la Sabana aseguró que de las 20 habitaciones que tiene el Hotel, en una semana normal están ocupadas entre 20 y 22 cuartos, ahora, por cuenta del paro semanalmente se ocupan menos de 10. 
 
También, Vilmary Rodríguez, administradora de Regina Hotel aseguró que la reducción de los huéspedes y de las ventas en el restaurante ha sido alrededor de 25%.
 
 “Los clientes del hotel son los abogados de otras ciudades que vienen a hacer diligencias en Bogotá, el paro ha bajado el volumen de las ventas tanto en el hotel como en el restaurante”, explicó.   
 
El abogado estratega, Eduardo Vásquez, aseguró que “es frecuente escuchar a los dueños de establecimientos de comercio (restaurantes, papelerías, centros de fotocopiado), quejarse de los efectos del paro judicial a tal punto que temen la quiebra, pues gran parte de la clientela es traída por el mundo en que se desenvuelve un proceso judicial”. Para  Vásquez, sin duda, los grandes perjudicados con el paro de los operadores judiciales en algunas zonas del país,  son aquellas personas que de una u otra forma dependen del desarrollo de un proceso judicial. 
 
“Los abogados litigantes y sus clientes  ven como además de la morosidad habitual de la justicia se ha pasado al estancamiento total”, aclaró. 
 
Además, señala,  se han dejado de consignar importantes montos en los depósitos judiciales por falta de la firma de un juez, así como los procesos de embargo de propiedades o salarios. 
 
Órdenes judiciales
 
Pero hay más cuentas. Los dineros que son consignados por orden de un juez y dentro de un proceso, también conocidos como depósitos judiciales, han permanecido “congelados” por el cierre de los juzgados.
 
 Esta circunstancia afecta de diversa forma a la persona beneficiaria de dichas consignaciones.  “Las cuotas de alimentos que mensualmente reclama una madre para la manutención de su hijo, o el pago de una deuda con liquidación actualizada de intereses se ven seriamente afectados, pues ni la madre puede contar con tales recursos para la alimentación de su hijo ni a quien se le paga una deuda podrá cobrar oportunamente su derecho patrimonial”, explicó. 
 
Según información suministrada por el Banco Agrario, en valores no ha habido una variación significativa en los depósitos judiciales, es decir, en septiembre de este año se reportaron $3,5 billones y en octubre $3,6 billones. Sin embargo, sí se evidenció una amplia afectación en los depósitos constituidos y pagados. En septiembre se reportaron 201.000 depósitos constituidos, y en octubre, mes del inició del paro, alcanzaron 118.000, esto significa una reducción de 83.000 depósitos. 
 
En el caso de los pagados,  se reportaron en septiembre 212.827 y en octubre 172.052. 
 
Registros notariales 
 
De igual manera ocurre con las medidas cautelares de embargo,  secuestro de bienes o  desembargo. 
 
No son pocas las empresas y personas naturales que habiendo pagado sus deudas no han podido levantar los embargos sobre bienes o salarios, pues el cierre de despachos judiciales impide retirar los oficios correspondientes.  
 
De acuerdo con información del Grupo de Estadística Registral y Notarial de la Superintendencia de Notariado y Registro, en agosto recibieron 11.681 oficios de embargo; en septiembre, 10.880 y en octubre, 8.801.  Sin embargo aclararon que a la cifra le faltan reportes de  Santander y Cesar.
 
De otro lado, Guillermo Cáez, socio de Pardo Casallas, dijo que no puede ser raro que algunos abogados hayan buscado otra fuente de ingresos.
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.