Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Lunes, 22 de septiembre de 2014

Las horas de las etapas 1,2, 3 y 4 del edificio Space en Medellín están contadas y hoy a las 9:00a.m., la empresa Atila, se encargará de demoler una de las construcciones más polémicas de los últimos años en el país.

Con el desplome de la etapa 6 ocurrido el pasado 12 de octubre de 2013, y que causó la muerte de 12 personas y decenas de heridos, el Gobierno busca poner en cintura a las curadurías y presentó una ley para construcciones seguras con el fin de evitar tragedias como esta.

Dice el superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, que los procesos para aprobar las nuevas licencias y la vigilancia de las obras se van a nutrir y que para ello, las curadurías van a empezar a ser elegidas por concurso público y ya no por los líderes locales (Alcaldías), como se había venido haciendo hasta el momento.

“Calculo que en el país están operando actualmente cerca de 56 curadurías que no tienen mayor control. Con el proyecto que radicamos ayer en el legislativo, en compañía del Ministerio de Vivienda, se pretende cambiar el modelo a uno más eficiente”. También explicó que los curadores serán elegidos por concurso de méritos para operar por un periodo de cinco años, y “se creará una Delegada en la Superintendencia para que audite la gestión de las oficinas en todo el país”.

Vélez asegura que el número de sedes que se crearán está por definirse y que el proceso tardará lo que se demore el Congreso en estudiar la propuesta.

En materia de presupuesto ¿Cómo se hará para la implementación del proyecto? Explica el Superintendente que se va a replicar el modelo de las notarias, o sea que las grandes curadurías tendrán que empezar a subsidiar la creación de las nuevas. “Se abrirá una especie de fondo común para que las que ya existen apoyen el desarrollo del proyecto”. Ante la duda sobre lo que pasará con la escrituración de los terrenos de la capital paisa donde estaba ubicado el Space, Vélez es claro al decir que “el registro de ese lugar tiene validez y seguirán existiendo jurídicamente hasta que algún afectado por el proyecto o la Superintendencia de Sociedades solicite formalmente la cancelación del registro”.

El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, calificó como muy importante el tema de las curadurías y fue enfático en que uno de los puntos que le dará tranquilidad a los compradores estará en la figura de supervisor independiente que deberán contratar las compañías del sector para cada construcción.

Según el Ministro la figura operará como una especie de auditor o revisor fiscal en las empresas, que aunque deberá ser contratada por el mismo constructor, deberá ceñirse a un régimen legal en el que deberá verificar si hay problemas de diseño, materiales y demás. “El trabajo de dicho funcionario tendrá responsabilidades civiles, penales y disciplinarias”. Para que los compradores puedan adquirir su propiedad raíz con confianza, dice Henao que entre las opciones en materia de seguros (entre las que tendrá que decidir el legislativo), está que todas las constructoras cuenten con seguros obligatorios, todo riesgo, que puedan subsanar las perdidas económicas en tragedias como las de Space, que según expertos son atípicas y podrían responder a problemas en el diseño.

Otra de las alternativas estaría en crear un fondo común entre el gremio de la construcción al que todas las empresas aportarían 0,5% sobre el valor de venta de los proyectos para atender eventualidades como la mencionada.

¿Qué opinan los constructores?
Dice Carlos Arango, presidente de Constructora Bolívar, que le parece viable la creación del fondo común entre constructores y en cuanto al caso Space, asegura que CDO ha sido muy diligente para asumir las responsabilidades económicas que quedaron producto del desafortunado derrumbe.

En cuanto a las razones de las fallas, el experto asegura que pudo ser la consecuencia de problemas en el diseño, pero aclara que la investigación frente a lo ocurrido no ha concluido y que habrá que esperar la última palabra de las autoridades correspondientes.

Por su lado Sergio Mutis Caballero, presidente del Grupo Valor, afirma que lo ocurrido con Space no es común en el sector, pero que para tranquilidad de los compradores es necesario la implementación de un seguro obligatorio.

El nuevo requisito podría encarecer la vivienda, pero brindaría mayores garantías.

Modelo de las curadurías
Para pronunciarse frente a una solicitud de licencia de construcción, las curadurías tienen en la actualidad y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 34 del Decreto 1469 de 2010, un plazo máximo de 45 días hábiles, para expedir o negar una licencia de construcción.

Dicho término se cuenta a partir del día hábil siguiente a la fecha de radicación de la solicitud.

Si el tamaño o la complejidad del proyecto lo ameritan, el plazo de mes y medio, puede ser prorrogado por una sola vez, hasta por 22 días, mediante un acto administrativo de trámite que debe ser debidamente notificado al solicitante de la licencia. Las curadurías no pueden recibir ningún tipo de beneficio por la aprobación de licencias.

Con motivo de la implosión que realizará hoy la firma Atila, el Consejo Colombiano de Seguridad (CCS), da las siguientes recomendaciones a la comunidad aledaña a la torre Space:

Seguir las indicaciones de las autoridades y expertos frente a la evacuación del perímetro de las edificaciones de acuerdo a los anillos de seguridad previstos, a distancias acordes a las dimensiones de la estructura. Esta medida de seguridad es esencial durante el procedimiento, se debe despejar un área de 100 metros a la redonda del área a demoler.

• Si tiene mascotas es recomendable apartarlas de la zona aledaña teniendo en cuenta que son muy sensibles a las ondas.
• Se recomienda mantener las ventanas y puertas cerradas.
• Mantener la tranquilidad entre los vecinos, pues la onda explosiva no presenta riesgos puesto que es un sistema totalmente seguro.
• Es importante seguir las indicaciones del plan de movilidad; recuerden que desde las 8:00 am se restringirá el paso en la zona y lo reanudarán una hora después de realizada la implosión.
• Prever que en la zona aledaña a la implosión no se permite el ingreso de peatones ni vehículos y cumplir con los protocolos de seguridad industrial y técnicos para poder desarrollar la actividad.

Riesgos más importantes que deben ser considerados:

• Polvo ambiental
• Contacto con la energía eléctrica
• Ruido puntual y ambiental
• Golpes por escombros, objetos o máquinas
• Inundación por roturas de tuberías
• Explosión por gas
• Los derivados del uso de medios auxiliares
• Los derivados de los elementos utilizados

Elementos de protección personal que deben utilizar las personal que se encuentren en el lugar:

• Cascos de seguridad
• Mascarillas individuales contra el polvo y/o equipo autónomo.
• Gafas de seguridad antipartículas y anti-polvo.
• Botas de seguridad con plantilla de acero y puntera reforzada.
• Guantes de cuero.
• Arnés de seguridad de sujeción y de suspensión.
• Lentes antipartículas y antipolvo.
• Ropa de trabajo en perfecto estado de conservación.

Las Opiniones

Jorge Enrique Vélez
Superintendente de Notariado y registro

“Calculo que en el país hay unas 56 curadurías que en la actualidad que no tienen mayor control, con el proyecto que radicamos ayer en el legislativo, en compañía del Ministerio de Vivienda, se pretende cambiar el modelo a uno más eficiente”.

Sergio Mutis Caballero
Presidente del Grupo Valor

‘Lo ocurrido con el edificio Space de Medellín es algo atípico en el sector, pero que para tranquilidad de los compradores es necesario la implementación de un seguro obligatorio que cubra cualquier irregularidad de este tipo’.