Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co Jueves, 20 de diciembre de 2012

La víspera de Navidad de 2011, llegó para los habitantes del barrio Villa Carola, en Dosquebradas (Risaralda), en una bola de fuego.

El amanecer de ese 23 de diciembre, el poliducto de la estatal petrolera Ecopetrol, que va de Puerto Salgar a Yumbo y que pasa por Dosquebradas, a unos dos kilómetros de una zona residencial, se rompió y originó un derrame de gasolina que corrió por la quebrada Agua Azul. Al hacer contacto con un punto caliente se produjo una explosión formando una bola de fuego que se desplazó por la quebrada alcanzando un sector residencial. Treinta y tres personas fallecieron, 38 viviendas quedaron destruidas y fueron atendidas con lesiones más de 60 personas.

¿Qué produjo la ruptura del poliducto?.
Ese es el punto, un año después de la tragedia, que se sigue discutiendo e investigando sin tener aún responsables definidos. Los entes de control investigan las causas, aún en una instancia preliminar, mientras Ecopetrol y la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Carder), han mostrado estudios que entre sí se contradicen. Ecopetrol, señala el gerente del proyecto Dosquebradas, Jaime Bocanegra, tiene varios estudios, unos hechos por la petrolera, otro por firmas especializadas en geotecnia y otro de expertos que llegan a la misma conclusión: “el origen del evento es un deslizamiento tipo reptamiento que es un fenómeno lento casi imperceptible en el cual la tierra se mueve lentamente. Fue súbito y acelerado por el exceso de lluvia. Se movió la tierra, le generó una carga al tubo, éste se estiró hasta donde pudo y rompió”, agregó el directivo.

Pero otra cosa dice la Carder. Un informe de una visita hecha por la entidad, días después de la explosión, considera que el mantenimiento de la tubería en ese momento, no era el adecuado. El Subdirector de Gestión Ambiental Sectorial de la Carder, Julio César Gómez, señala que ese concepto hoy se mantiene.

“No hubo movimiento de tierra o del suelo, fue un problema por fatiga de la tubería. Hubo falta de mantenimiento y en eso nos mantenemos porque faltó prevención. El evento pudo preverse y por lo tanto evitarse”, dijo. La Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría tienen procesos de investigación en marcha y la misma Carder, agregó, Gómez abrió una investigación por daño en el patrimonio ambiental. Bocanegra dice que lo de la Carder no es un estudio sino un informe y señaló que un perito de la Fiscalía determinó que la tubería estaba en perfecto estado. Un año después el caso sigue abierto, mientras Ecopetrol, luego de la tragedia, realiza monitoreos con patrullajes y tecnología que permiten detectar problemas. También trabaja un proyecto para construir una variante y sacar el poliducto de Dosquebradas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.