Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Jueves, 26 de marzo de 2015

La entidad demostró que Restrepo “desconoció los deberes profesionales de diligencia y lealtad, y, además, transgredió las normas que prohíben a los sujetos de autorregulación estar inmersos en situaciones de conflicto de intereses”. Todo ello además con el agravante de que el AMV comprobó que el exfuncionario conocía que existía un conjunto de clientes internamente denominado ‘Grupo Corridori’, quienes realizaron un sinnúmero de operaciones repo sobre la acción de Fabricato.

Entre otros detalles se encontró que tanto la Junta Directiva, como el Comité de Riesgos, autorizaron cuantiosos cupos para celebrar  transacciones, sin atender el Manual de Riesgo de Crédito de la comisionista ni las advertencias del área de riesgos, pese al cuestionable historial crediticio.

Entre junio de 2011 y noviembre de 2012, se comprobó que Restrepo conoció las graves señales de la crisis de Interbolsa y no se tomaron las medidas oportunas.

“No desplegó actuaciones oportunas e idóneas que permitieran prevenir o mitigar los riesgos de liquidez y de incumplimiento que se avecinaban por la incapacidad patrimonial de los integrantes del mencionado Grupo para responder por las operaciones repo, en contravía de la diligencia exigible a un profesional del mercado de valores”.

Con esta actuación ya son nueve las determinaciones sancionatorias que ha tomado el AMV contra el mismo caso.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.