Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera Sábado, 17 de septiembre de 2016

Esta última empresa se acercó al despacho para registrar la marca Maxli que identificaría servicios de restaurante, salón de onces, cafeterías, panaderías, reposterías; frutas en conserva, congeladas, secas y cocidas; productos de panadería, confitería y repostería; entre otros. Estos se encuentran contemplados en las clases 29, 30, 35 y 43 de la clasificación internacional de Niza.

Sin embargo,  Sigra argumentó que  “de llegarse a registrar el signo, la asociación que realice el consumidor por la similitud entre los signos, podría llevar a pensar que al ofrecerse productos identificados con el signo Maxli, se estaría ofreciendo una extensión de productos distinguidos con el signo Max”.

Ante lo anterior, Maxli y Cia. Ltda se defendió manifestando que respecto a la existencia de  interés legitimo, si bien es cierto, que la marca opositora radicó solicitud de marca el dos de febrero de 2015, tenía un derecho de prioridad respecto de la solicitud de la marca Maxli, radicada el 16 de abril de 2015, sin embargo la sociedad CI Sociedad Industrial De Grasa Vegetales S.A., en representación de su poderdante desconoce que la marca MXLI, tiene los derechos de la marca desde el 30 de Septiembre de 1993, cuando se solicita por primera vez la marca la cual fue concedida por esta Superintendencia.

La directora de Signos Distintivos, María José Lamus, se dio a la tarea de averiguar cual de las dos empresas tenía la razón y explicó que antes de verificar la identidad o similitud existente entre la marca solicitada y la marca base de la oposición, el Despacho estableció que la marca fundamento de la oposición fue negada mediante Resolución 19310 de 18 de Abril de 2016. 

Dicha fecha fue dos días después de haberse hecho la solicitud por parte de Maxli y Cia Ltda y  20 antes de que Sigra S.A presentara su oposición. Con este antecedente, Lamus concluye que no hay motivo de oposición, y decide conceder el registro.

El experto y director jurídico de Provimarcas S.A.S, Gustavo Ortega, explicó que “el solicitante ya tenia esta marca concedida desde septiembre de 1993, por lo cual ya poseía un derecho adquirido; y al ser negada la marca objeto de oposición ya esta no tendría validez”. 

Aunque Sigra S.A. aún puede apelar,  Carlos Amaya, socio de la firma Amaya propiedad Industrial, respalda la decisión de la Superindustria y dice que, “toda vez que la marca fundamento de la oposición no está registrada, también presenta suficientes diferencias fonéticas y figurativas con el signo solicitado Maxli”.

La opinión

Carlos Amaya
Socio de Amaya propiedad Industrial

“Estamos de acuerdo con la decisión de la Superintendencia, toda vez que la marca fundamento de la oposición no está registrada y presenta suficientes diferencias fonéticas y figurativas con el signo Maxli”.