Mary Alejandra Fandiño Jueves, 30 de julio de 2015

Cabe recordar que Morelli salió del país, en su momento, argumentando que estaba siendo víctima de una “persecución penal” y que no tenía las garantías necesarias para enfrentar el proceso en su contra, donde es investigada por contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros. 

La exfuncionaria le dijo a varios medios del país que estaba de vuelta en Colombia porque considera que es el lugar donde debe estar, especialmente para que quede demostrada su inocencia y deje de ser acusada por hechos que no comparte. 

Señala que en su contra, además de los dos procesos conocidos por las supuestas irregularidades en la firma de los contratos 233 y 234 del arrendamiento de la sede de la Contraloría, en marzo de 2012, existen otras acusaciones en su contra que buscan perjudicarla. 

Afirmó que adicional a los proceso que van directamente contra ella, también hay otros indirectos que buscan llegar a ella, como la contratación de unos funcionario hasta las denunciadas interceptaciones telefónicas de la Revista Semana. 

Tales ‘Chuzadas’ que habrían sido cometidas contra Ramiro Bejarano, exdirector del DAS, y la periodista Cecilia Orozco, están, sin embargo, sin confirmar, ya que como ella misma asegura, pese a que no hay pruebas ni nada al respecto, tras tanto hablarse de ellas se habían convertido en un hecho. 

Por dichas interceptaciones sin orden judicial o autorización, también han sido procesados varios de sus exfuncionarios. 

El próximo 5 de septiembre se llevará a cabo la continuación de la audiencia preparatoria de juicio en contra de la exfuncionaria por el tema de los sobrecostos de la contratación del edifico sede de la entidad.