Ripe Lunes, 16 de marzo de 2015

Hace seis años la autoridad de competencia sancionó a Repsol, Cepsa y BP por fijar indirectamente el precio de venta al público en las gasolineras independientes que operan bajo su bandera. Las empresas estaban restringiendo con ello, la competencia entre las estaciones de servicio de su red y entre el resto de estaciones de servicio.

Tras esa resolución, Repsol debía adaptar los contratos con determinadas estaciones de servicio de la red para evitar esa fijación prohibida de precios.

La petrolera presidida por Antonio Brufau ha venido argumentando que la Ley de Hidrocarburos de 2013 le eximía del cumplimiento del dictamen.

La CNMC ha rechazado ese argumento e impone la sanción correspondiente por ignorar su resolución.

La CNMC ha realizado diversas actuaciones desde 2010 para vigilar el cumplimiento de la sanción y en ellas ha detectado que Repsol no ha cumplido la resolución de 2009 en relación con los contratos de suministro en exclusiva firmados por Repsol con terceros operadores independientes.

El regulador ya impuso por el mismo motivo sendas multas a Cepsa y a BP.

La nueva sanción a Repsol llega apenas tres semanas después impusiera una multa a Repsol, Cepsa, Disa, Galp y Meroil por pactar precios e intercambiar información en el mercado de carburantes.

Repsol y Cepsa, las dos petroleras que cuentan con mayor cuota el mercado de distribución de combustible en España, tendrán que asumir la inmensa mayoría de la sanción.

La primera investigación se inició “tras constatar incrementos significativos en el precio de los carburantes, en un contexto de niveles generales de precios minoristas en España más elevados que los registrados en países de nuestro entorno”, y pretendía certificar “posibles conductas bilaterales anticompetitivas, que consistirían en la coordinación entre operadores de productos petrolíferos en materia de precios, clientes y condiciones comerciales y en el intercambio de información comercial sensible, en los mercados de distribución de combustible de automoción” decía el informe.