Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co lunes, 7 de diciembre de 2020

Se comprobó varias infracciones con lo relacionado al mantenimiento de los equipos y el cumplimiento del horario laboral de operarios

Luego de que la Superintendencia de Transporte adelantara una averiguación preliminar debido a los hechos presentados el 24 de diciembre de 2018, cuando se registró un choque entre las dos cabinas del teleférico de Monserrate y que dejó 30 personas lesionadas, se constató que la sociedad Teleférico a Monserrate fue responsable directa de los hechos.

Según la Supertransporte, a la empresa se le comprobó varias infracciones con lo relacionado con el mantenimiento de los equipos, el cumplimiento del horario laboral de sus operarios y, en especial, de quien estuvo involucrado en el accidente ocurrido el día 24 de ciciembre de 2018, así como la falta de diligencia en el cumplimiento de lo estipulado en sus propios manuales operativos, entre otras situaciones.

Por lo que luego del correspondiente análisis de la situación, la Superintendencia formuló nueve cargos en contra de la sociedad Teleférico a Monserrate. Sin embargo, esta recibirá una sanción de más de $500 millones solo por seis cargos, pues en el proceso quedó exonerada de la responsabilidad en tres de ellos.

Alguno de los hallazgos es que la empresa de Transporte cometió una infracción al principio de seguridad, pues se pudo observar que para el 24 de diciembre de 2018, el operador laboró por más de 11 horas y 30 minutos, de manera continua e ininterrumpida; tiempo que excede la jornada laboral legalmente establecida en las normas laborales vigentes y en la normatividad de transporte, poniendo en riesgo la vida y seguridad de los usuarios del sistema de transporte por cable.

Además, se constató que Teleférico a Monserrate no contaba con el certificado de conformidad de los equipos y demás elementos que integran el sistema de transporte público de pasajeros por cable.

Otros de los cargos formulados, fue porque se encontró que la empresa de transporte por cable no garantizó que los equipos cumplieran con las condiciones técnico-mecánicas establecidas para su funcionamiento.

Para el Superintendente de Transporte, Camilo Pabón Almanza, es importante resaltar que “nuestro país cuenta con cables que son usados por turistas, como también por población que los usa como su principal medio de transporte en varias ciudades. Este es el primer caso en el que la Superintendencia de Transporte investiga a un operador de transporte por cable, fijando un precedente de la vigilancia de esta entidad sobre todos los medios de transporte del país, protegiendo a los habitantes del territorio nacional”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.