Colprensa Miércoles, 17 de diciembre de 2014

Agregó entonces que si un grupo en rebelión usa ciertos mecanismos que son delitos, como el narcotráfico, la justicia transicional sí podría considerarlos conexos. Insistió en que “no se puede juzgar y condenar a todos los miembros de las Farc”, sino a sus cabecillas, debido al tiempo y a los recursos que implicaría condenar a todos los que abandonen las armas.

“Otra cosa muy distinta es que una persona o una organización que tenga ese estatus político, que se va en rebelión contra un Estado, utilice ciertos mecanismos que son delitos. Por eso se llama la conexidad, un delito conexo, para lograr sus fines; entonces, dentro de la justicia transicional podría darse el caso que esos delitos conexos se consideren como delitos políticos”, dijo el presidente Santos en diálogo en la mañana de este miércoles con W radio.

En ese punto, Santos aclaró que si el narcotraficante es el jefe de la organización, este no tendrá beneficios, pero “si ha usado el narcotráfico para fines políticos, ahí sí entra la conexidad”.

No descarta zona especial para las Farc

El jefe de Estado también se refirió a una propuesta que ya ha tomado fuerza en el uribismo y hasta por el fiscal Eduardo Montealegre, sobre la creación de una zona especial de distensión para el posconflicto, tras la eventual firma de un acuerdo.

“Es una alternativa perfectamente viable. Se ha utilizado en el pasado en diferentes experiencias. Por supuesto que sí”, dijo el mandatario.

Ante este y otros temas que generan polémica, el jefe de Estado dijo que es natural el rechazo de algunos sectores al haber asumido negociar en medio del conflicto, por lo que seguirá sumando esfuerzos para explicar a todos los colombianos los acuerdos, de cara a una refrendación.

Lo que no aceptó Santos es que algunas de las críticas de opositores al proceso, “sean sin fundamento”, refiriéndose al Centro Democrático, que se ha negado en varias oportunidades a dialogar con el Gobierno en temas de paz.

Incluso, al ser cuestionado por haber suspendido el proceso por el secuestro de un general y no por el de varios civiles, dijo que los datos de la Fundación País Libre sobre el secuestro de más de 60 personas durante el proceso de paz sostuvo que “están en tela de juicio (…) las Fuerzas Armadas me dicen que no hay secuestrados de las Farc”.

Aun así, no ocultó su optimismo frente al proceso, pues asegura que no contempla la posibilidad de que en una eventual refrendación de los acuerdos, los colombianos rechacen el proceso de paz.

“Estoy seguro de que cuando lleguemos a votar por la paz el pueblo colombiano va a votar por la paz. El pueblo está con la paz. Será una paz sensata que traerá beneficios al país”, dijo a la W Radio.

Así las cosas, sin precisar alguna fecha, señaló que 2015 será un año definitivo para la paz del país, puesto que vienen los temas más complejos a la discusión en la mesa de diálogos.

No hay divisiones en las fuerzas armadas

Finalmente, en un homenaje a soldados, policías e Infantes de Marina heridos en combate, que tuvo lugar en la Casa de Nariño, el Presidente desmintió los rumores sobre divisiones dentro de las Fuerzas Armadas frente al proceso de paz.

Estas versiones también causaron polémica, tras varios pronunciamientos del ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, que descalifican gran parte de lo que se acuerda en la mesa de negociación.

“Aquí no hay ninguna fisura entre las Fuerzas Armadas, habrá algunos que no estén de acuerdo con el proceso de paz y están en todos su derecho, pero ellos más que nadie, estos soldados y policías, saben que la paz es su victoria y que la paz es necesaria por eso”, aseveró Santos.