Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea Mancera Rojas - amancera@larepublica.com.co Jueves, 19 de julio de 2012

Luego de presentar su carta de renuncia dirigida al Presidente ante el despacho de la Ministra de Salud, Beatriz Londoño, Conrado Gómez Vélez habló con LR y aseguró que el sector, contrario a lo que muchos dicen, es vigoroso y fuerte.

Afirmó que la entidad no ha tenido la suficiente competencia para operar debidamente, y que es necesario la creación de un fondo de garantías. Además, aseguró que desde que tomó posesión del cargo como Superintendente de Salud no ha tenido paz, y desde antes, ya había sido atacado. Analistas consideran que está siendo injustamente sacrificado.

¿Por qué renunció?

Recibí una entidad de inspección y vigilancia en una crisis muy profunda del sector salud. La Supersalud no cuenta con los recursos para manejar crisis, el sector no ha tenido un fondo de contingencia. La Super tiene que tomar prestadas las medidas del estatuto orgánico financiero y las cautelares, y aplicar esta medidas cautelares a un hospital se vuelve arriesgado y desde el punto de vista de la aplicabilidad se vuelven controversiales. Me tocó una etapa dura, no tuve un día de paz y desde antes de posesionarme ya me estaban atacando.

¿Qué clase de ataques?

Siempre he tomado decisiones que han sido históricas y que han afectado intereses, pero son decisiones que había que tomar. En este momento hay 13 EPS entervenidas, 19 en vigilancia y siempre hemos publicado los indicadores financieros. También los informes de las entidades territoriales y las IPS. El hecho de que se conozcan los datos genera ampollas y en medio de la crisis todo el mundo se echa la culpa, pero no existe una posición proactiva.

¿Se refiere a la actual ministra?

No, me refiero a que desde hace muchos años, para el Gobierno este ha sido un sector donde la vigilancia es mínima. Tenemos 13.200 entes vigilados con más de 18.ooo sedes y la Super está concentrada en Bogotá. Si mira los factores de manejo en el sector financiero y de seguros, existen normas de solvencia, de créditos y de fondos, pero la Supersalud no ha tenido competencia como tienen estas otras Superintendencias y realmente llegamos a una situación compleja, aunque se han tomado buenas decisiones.

¿Como cuáles?

La intervención de Saludcoop, la publicación de los estados financieros de las EPS, los indicadores de las entidades territoriales, se creó un sistema de recepción de quejas y reclamos con monitoreo permanente. A la Super llegan 1.800 quejas diarias y el sistema está andando, eso no lo tenía la Superintendencia, cuando yo llegué había 80.000 oficios sin atender y ahora estamos al día. En este año se han recibido casi medio millón de peticiones por teléfono. Ha sido una gran tarea.

¿Qué propone para el sector?

La Supesalud debería mantener el control financiero de las EPS, pues los problemas financieros repercuten en los servicios. Al sector hay que dotarlo de medidas para el manejo de crisis y es necesario la creación de un Fondo de Garantías para desarrollar sistemas de riesgos. Uno para las EPS, no solo para el régimen contributivo. Hay que darle la competencia a la Super para que no dependa del Ministerio de Salud, que las intervenciones se manejen aparte, porque es una carga muy grande para la entidad. Es necesario que conserve el tema financiero. Se deben definir mejor las competencias entre la Super y las entidades territoriales.

¿Y las juntas?

Se debe establecer también un sistema de administración de riesgo para los prestadores. Poner bajo control y asegurar quelas juntas directivas cumplan los presupuestos para un buen gobierno a nivel corporativo, pues se presenta sobre ejecución permanente en los gastos y las juntas no ejercen la responsabilidad que tienen.

¿Se deben acabar las EPS?

No estoy de acuerdo con que se acabe la figura, el país debe tener una entidad experta en organizar redes de servicios y asegurar buen desempeño. Hace 200 años la gente esperaba que el médico fuera a lacasa, hace 60 años había que ir al consultorio, hace 40 años se iba al hospital con especialistas, hoy, el icono de la salud es el hospital que tiene portafolio completo. Pero debe haber una organización que se encargue de garantizar a un paciente que puede ir a cualquier parte a recibir la atención. El sector se ha fortalecido y ejecuta 120 millones de atenciones anuales, por ejemplo en Saludcoop se hacían 1.500 cirugías diarias.

¿Y si no aceptan la renuncia?

Esperaré a hablar con el Presidente, ya cumplí una etapa y me siento satisfecho. Volveré a la academia y a la investigación científica, escribiré artículos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.