Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Miércoles, 19 de junio de 2013

El exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, inició esta semana, en libertad, su defensa ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia con la presentación de más de 300 documentos con los que espera demostrar que no actuó de manera irregular a la hora de ejecutar el programa Agro Ingreso Seguro (AIS).

Con un semblante renovado, Arias, espera demostrar con más de 35 testimonios que no incurrió en los delitos de celebración de contratos sin requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros que le imputó la Fiscalía General de la Nación.

En entrevista con Colprensa, Arias, explicó que al Estado se le indujo al error con la subdivisión de predios, hecho que motivó que varias familias prestantes de la Costa Caribe recibieran millonarios subsidios.

Lleva menos de una semana libre. ¿Cómo ha sido?
Uno no aprecia a profundidad lo que significa la libertad hasta que la pierde. Agradezco a Dios, a mis hijos, a Jesucristo y a la justicia colombiana por haberme permitido regresar a la libertad que nunca debí haber perdido.

Este jueves declarará en el juicio el expresidente Álvaro Uribe.

¿Qué se puede esperar de este testimonio?
Se puede esperar la verdad, como todos los demás testigos que va a presentar la defensa y con los cuáles vamos a demostrar que el Ministerio de Agricultura siempre actuó de manera honrada y honorable.

Específicamente, ¿el expresidente Uribe qué tiene que aportar en este caso?
Para eso me toca pedir que tengan un poco de paciencia, porque ese es un tema que maneja la parte técnica de la defensa.

Usted señaló que se había inducido al Estado a error por la subdivisión de predios. ¿Qué quiere decir?
Se probó con tres documentos que al haber utilizado el fraccionamiento, algunos particulares indujeron al error al Estado y que, por lo tanto, como en el Ministerio de Agricultura nunca se nos advirtió de esos fraccionamientos, los funcionarios del Ministerio, del Ministerio, hacia abajo, siempre actuamos de manera honrada y honorable.

En el juicio, Juan Manuel Dávila dijo que los términos de referencia permitían hacer fraccionamiento de predios. ¿Fue así?
Los términos de referencia ponían límites muy claros a la cantidad de apoyo que podía recibir cada persona. Se demostró en juicio y quedó claro que para varias autoridades judiciales de este país los términos de referencia no permitían que una persona subdividiera una plantación de manera ficticia para acceder a más recursos de lo que la norma establecía.

En su momento, la Fiscalía señaló que hubo cierta ligereza en la actuación del Ministerio en materia de contratación…
Hemos demostrado y seguiremos demostrando que en el Ministerio de Agricultura siempre, siempre, actuamos con rigor cumpliendo todos los requisitos legales, técnicos, que ameritaba un programa como estos.

Mucho se ha hablado de lo que pasó en AIS: que hubo delitos, favorecimiento a grandes grupos. Usted dijo en días pasados que pudo haber errores, mas no delitos… ¿A qué se refiere?
Por supuesto, el error fue que al ministro, a los viceministros y a los directores nunca se les advirtió de la subdivisión de los predios.

¿Y ese error en cabeza de quién está?
Eso es algo que la Fiscalía General de la Nación tendrá que esclarecer y resolver. Pero, tal como va, no lo está esclareciendo.

¿Cree, entonces, que la Fiscalía se está centrando en lo que no es?
Creo que la Fiscalía se ha equivocado en la manera como ha llevado a cabo esta investigación.

¿Cuánto cree que va a durar este juicio?
Estamos tratando de que termine lo más pronto posible.
El más interesado en que se demuestre que se actuó de manera honrada, ética y legal en el Ministerio de Agricultura soy yo mismo.

¿Qué cree que deba pasar con los exfuncionarios del Ministerio que aceptaron cargos?
Es solo un funcionario. Es mi exviceminstro, Juan Camilo Salazar, un hombre honrado, con las capacidades técnicas para haber desempeñado el cargo y, como él mismo lo dijo como testigo de la Fiscalía ante la Corte, aceptó cargos sin connotación de dolo o mala fe y porque la Fiscalía lo presionó. El proceso está en casación y tendremos que esperar a ver qué dice la Corte Suprema.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.