Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El Economista Sábado, 6 de mayo de 2017

“Odebrecht es una gran empresa, que cometió errores, pero tiene un interés por seguir trabajando en México”, dijo Munro sobre la constructora, cuyos contratos más relevantes en el país son el ducto Los Ramones y reparaciones en refinerías. “Estamos buscando más trabajo y nuestra gente sólo se puede concentrar en demostrarle a la comunidad de negocios que somos el socio indicado”.

La constructora brasileña, la más grande de América Latina, admitió en diciembre pasado haber pagado sobornos por US$10,5 millones para obtener contratos públicos en México, en un periodo que va de 2010 a 2014. Parte de lo que está negociando con las autoridades de cada país es la develación completa del esquema de corrupción, incluyendo los nombres de sus ejecutivos y de los funcionarios públicos involucrados.

“No podemos modificar el pasado. Lo hecho hecho está. Fue equivocado, estuvo mal”, dijo. “Tenemos que pagar las multas que correspondan en cada jurisdicción y modificar nuestra forma de hacer negocios”, dijo Munro. Él está encargado de desarrollar la nueva política de la compañía para hacer negocios en los 25 países donde opera. Esta política implica controles para evitar prácticas corruptas; “es posible hacer negocios sin recurrir a la corrupción”, afirmó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.